La educación cristiana y su importancia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Oscar Bravo Rojas

Oscar Bravo Rojas

Columna Sociológica

e-mail: osbraro@gmail.com

"Temo que las universidades resulten ser la gran puerta del infierno; a menos que ellas trabajen diligentemente en explicar las Sagradas Escrituras y las graben en los corazones de los jóvenes. No aconsejo un lugar para su hijo donde la Escritura no reine suprema. Cada institución en la cual los hombres no estén incesantemente ocupados con la Palabra de Dios se corrompen".
Esto lo manifestó Martín Lutero el 23 de junio de 1520, en su apelación a la nobleza de Alemania, refiriéndose a las escuelas donde no se enaltecía a la Biblia.
Lutero criticaba la educación centrada en intereses materiales, egoístas y con fines de obtener ganancias sin medir las consecuencias, las cuales dejan al ser humano cada vez más con gran vacío existencial, que como creemos los teólogos solo puede ser llenado por la presencia de Dios y el estudio de su Santa palabra.
Otra persona, la escritora norteamericana Ellen G. White, quien ha sido tomada como marco de referencia en más de 200 países para mantener una educación cristiana de calidad, en el pre-escolar, la primaria, secundaria, universidad y postgrados, da su concepto sobre lo que es la verdadera educación. Ella dice:
"La verdadera educación significa más que la prosecución de un determinado curso de estudio. Significa más que una preparación para la vida actual. Abarca todo el ser, y todo el período de la existencia accesible al hombre. Es el desarrollo armonioso de las facultades físicas mentales y espirituales. Prepara al estudiante para el gozo de servir en este mundo, y para un gozo superior proporcionado por un servicio más amplio en el mundo venidero". (Educación, página13)
Ella considera que la verdadera educación debe ser integral, que abarque todos los elementos del ser: mente, mano y corazón, es decir la parte física, mental y espiritual del estudiante, que de hecho no solo es prepararse para esta vida, sino para la eternidad, de ahí que nos sigue diciendo algo que es muy importante :
"Enséñese a los jóvenes a considerar la eternidad al hacer sus cálculos. Enséñeseles a elegir los principios y buscar las posesiones que son duraderas a acumular para sí aquel "tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye…" Todos los que hacen esto está haciendo la mejor preparación posible para la vida en este mundo. Ningún hombre puede atesoraren el cielo sin encontrar que de esa manera su vida en la tierra se enriquece y se ennoblece" (Educación, 145). La educación centrada en los valores, en el amor, en principios bíblicos, en el servicio a nuestro semejante, es la mejor educación, ya que nos insta a ser útiles en la sociedad, servir en este mundo y de hecho proyectarnos al mundo venidero que nos prometió nuestro Salvador y Redentor.
El hombre más sabio que ha tenido la humanidad, Salomón, dijo algo que aún tiene plena vigencia, y es Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo, no se apartara de él, y finalmente agrego: "El temor a Jehová es el principio de la sabiduría".
La educación cristiana, tiene su importancia, ya que es centrada en el que es el camino, la verdad y la vida, y tiene sus repercusiones tanto para esta vida como por la vida eterna. ¿Qué tipo de educación escogeremos para nuestros hijos?

Publicidad