Soy capaz

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Eliecer Avendaño Restrepo

Eliecer Avendaño Restrepo

Columna: Nueva Misión y Visión

e-mail: eliecerjoavre@hotmail.com

Actos como el de la Andi y todas las empresas que se unieron a la campaña de ‘Soy Capaz’, son tan grandes y significativos que semejan un sol en tanta oscuridad, es un hecho real, no es el inicio de una campaña, es el resultado de un juicioso análisis, es la espera de ver crecer nuestra capacidad como Nación, es acabar con las ataduras de una confrontación sin sentido, que ha estancado nuestro desarrollo, es participar como debe ser la actitud de quienes quieren a su país, el ser capaz de grandes o pequeños sacrificios para conseguir la unión de todos en una causa común, como la concordia y la armonía, es refugiar nuestra alma en el salón luminiscente, donde llegan los seres a congraciarse con su Creador. Convencido estoy que el Ángel de la Paz, vestido de blanco nacarado adornado con ribetes refulgentes a la usanza antigua con su cordón dorado y reluciente en la cintura, con sus grandes alas de luces batiéndolas lentamente para llegar a la imaginación y la mente de gentes de corazón bueno, trayendo en la mano derecha una espiga de trigo que significa el pan de la vida y en la mano izquierda una antorcha de diamantes que emiten su propia luz alumbrando el camino de quienes quieren verdaderamente que exista paz en esta Colombia, nuestra patria, nuestra querida Colombia, llegó a todas las empresas privadas donde encontró corazones conmovidos y adoloridos, conscientes que el amor patrio no solo se demuestra sino que se practica haciendo el bien para todos y que mejor forma que reconstruir toda nuestra sociedad partiendo de un nuevo puerto ideal de una Paz duradera y productiva que hoy sea el inicio para que las generaciones venideras tengan una formación mental y sensitiva llenas de comprensión de las realidades de este universo que los motive a la innovación, la creatividad y la inventiva, creando fórmulas de convivencia que hagan la felicidad de todos los vivientes de este universo material. Que estimulante escuchar y ver qué unidos en una sola voz claman al cielo que termine la "Horrible noche" y con certeza su actitud llenará muchos vacíos en las almas oscuras que todavía cantan las consignas de guerra a muerte, aquellas sedientas de sangre que mueven sus acólitos y áulicos con la promesa de extermino total, de hombres y mujeres capaces de pregonar las más audaces mentiras, de realizar horripilantes hechos propios de adoradores del mal y del poder humano, de quienes están convencidos que son propietarios de todas las consciencias porque pueden pagar un precio por ellas.
Sabemos que la Paz es una aptitud individual y social, que es continua y permanente, necesita de conservación, promoción y formación, es orientada hacia objetivos comunes, es universal y equitativa, promueve los valores morales y sociales; pero sobre todo es de todos y para todos. En nuestro caso la sola firma de la Paz, en La Habana, siendo un gran hecho que merece el reconocimiento mundial y nacional al gobierno y en particular el Premio Nobel de la Paz a su presidente, por lo que sus enemigos personales luchan para que no sea así, solo significa el inicio de un proceso que no se ha cumplido durante más de 50 años y es cuando verdaderamente vamos a desarrollar los cambios que esta guerra multi - confrontación contra el Estado, no ha permitido, además ya no existirán los argumentos de algunos grupos que basándose en ella crean su propia autoridad sometiendo a su ideología a regiones enteras y convirtiendo a quienes piensan diferentes en sus enemigos, pero la realidad es que buscan apoderarse del patrimonio comunitario, llegando a producir desplazamientos utilizando el terror y el miedo.
Para quienes nos unimos a esta campaña, a todos, les deseo que la naturaleza viva derrame el néctar de la vida corpórea sobre ellos y que los vivientes del cielo los colmen de bendiciones y gracias que el Creador satisfecho les envía complacido.

Publicidad