Una gestión razonable

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Franco Nazatte Martínez

Franco Nazatte Martínez

Columna: Comercio Exterior

e-mail: [email protected]

Los magdalenenses solicitan la transformación de su departamento, con una infraestructura adecuada de vías, un capital humano con grandes conocimientos tecnológicos para aprovechar la oportunidad que otorgan el comercio internacional.
Después de la Segunda Guerra Mundial el comercio internacional era limitado, algunos productos eran de prohibida exportación y otros presentaban altos gravámenes arancelarios.
En la primera década del Siglo XXl el comercio y la economía se globalizan, las exportaciones crecen y la economía se desarrolla, por lo tanto, este es el momento oportuno, para que los magdalenenses potenciemos nuestros conocimientos tecnológicos y de innovación, con el propósito de involucrarnos, como actores, del comercio internacional y así, logremos afrontar este mundo globalizado, porque dicho mundo, es necesario para todos.
Ahora bien, para la globalización de la economía del departamento, a través de los TLC, se debe aprovechar el puerto de Santa Marta, que hoy en día, es una de las mayores fortalezas del departamento.
El puerto admite el ingreso de navíos de alto calado, exportación de carga al granel y refrigerada, asimismo, la conexión con el centro del país,
Además, se encuentra la Zona Franca Tayrona, ubicada en la troncal del Caribe, muy cerca al centro de la ciudad, ésta se conecta por vía terrestre con los grandes centros de consumo de nuestro país.
Por lo tanto, es imprescindible aprovechar la experiencia exportadora que tiene este puerto para venderle a Estados Unidos todos los productos del agro tropical, especialmente, las frutas como: el níspero, zapote, mango, patilla, entre otros y de esta forma lograr incrementar las exportaciones del agro de este departamento y desarrollar la economía de la región.
Debemos recordar, que este departamento está ubicado, por el norte, sobre la línea costera del Océano atlántico y por el occidente, con la cuenca del Río Magdalena origen de la riqueza agropecuaria representada especialmente en algodón, banano, palma africana, tabaco y algunos frutales, asimismo, como en la ganadería y la pesca.
El turismo es otra riqueza de este departamento y la Sierra Nevada de Santa Marta. Estas condiciones geográficas le brindan al viajero, no solo espectaculares paisajes, sino la experiencia única de entrar en contacto con culturas ancestrales, que se han mantenido casi intactas a lo largo de los siglos.
Con todas estas riquezas culturales y naturales que tiene el departamento, es imprescindible que los gobiernos regionales conjuntamente con el gobierno central realicen una gestión razonable para vender la imagen del departamento y su capital a otros países del mundo, especialmente, a los países asiáticos, con el propósito de jalonar inversión extranjera y desarrollen proyectos de infraestructura como: puerto, aeropuertos, calles avenidas y por supuesto, los de servicios públicos, además planten sus industria, transformen sus materias primas y la producción sea exportada a Estados Unidos a través del TLC, esto implica el incremento de las exportaciones, desarrollo económico y comercial, y generación de empleo.
Con el tratado comercial vigente en Colombia, también, el Magdalena tiene grandes oportunidades de exportar a Canadá frutas tropicales, aceites y grasas, cacao, hortalizas, derivados del café, productos procesados del mar, entre otros, con el tratado comercial.
En el 2013, el 100 por ciento fue el crecimiento de las exportaciones de cerámica, arcilla y piedra a Canadá, desde este departamento. Y dos empresas del Magdalena exportaron, por primera vez a ese país, sin el pago de aranceles.
Verdaderamente, en estos tiempos de globalización el recurso humano debe estar bien capacitado para hacerle frente a los TLC que están vigentes y a los que entrarán en vigor los próximos años.

Más Noticias de esta sección

Publicidad