El deporte colombiano

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Hernando Pacific Gnecco

Hernando Pacific Gnecco

Columna: Coloquios y Apostillas

e-mail: [email protected]

Con profunda emoción patriótica", habría dicho el letrado payanés Guillermo León Valencia, Colombia celebró la elección del Deportista del Año edición Bodas de Oro realizada por El Espectador, en cabeza de Edgar Rentería, declarado el más valioso beisbolista de la última Serie Mundial, nada menos. Medio siglo atrás, la idea del editor de deportes de esa casa periodística, Mike Forero Nougués, cuajaba para siempre, siguiendo ininterrumpida cada año para elegir solo a uno de muchos meritorios atletas nacionales que tantas alegrías nos despiertan cada vuelta al sol de este microcosmos.

Todo tipo de implementos y escenarios deportivos en muchos lugares del mundo sirvieron a estos magníficos compatriotas para demostrar sus enormes capacidades y su excelente preparación con las cuales triunfaron inobjetablemente trayendo a nuestra patria trofeos y medallas a montones en numerosas disciplinas del deporte.

¡Cuánto talento allí reunido! Difícil seleccionar a un solo deportista: Yersy Puello y Nairo Quintana compartieron podio con "el niño" Rentería, pero otros pudieron estar recibiendo los trofeos entregados, tales eran los méritos de muchos nominados.

Y la galería: eximios e históricos triunfadores como "Cochise" Rodríguez, "Kid Pambelé", Fidel Bassa (el coraje hecho persona), Helmut Bellingrodt, Ximena Restrepo, María Isabel Urrrutia, "Rocky" Valdés, María Luisa Calle, Santiago Botero, el "Pibe" Valderrama, Álvaro Mejía, en fin. Hombres y mujeres de Colombia que, en un bello mosaico representan a muchos deportes de todas las regiones, edades y condiciones con el común denominador del gran amor por su actividad, las ganas de triunfar y un profundo sentido de patria.

Se dirá, nunca falta el crítico negativista, que en comparación con los atletas de las demás naciones, somos muy poco, y es verdad.

Razón no se les quita a los aguafiestas. Sólo que esto aumenta la gloria de estos maravillosos personajes. En una época en la que la banalidad tiene estimaciones superiores, se ilumina aún más la gloria del deportista. Haciendo la excepción del patinaje (Colombia es hoy la primera potencia mundial), nuestro deportista es "self-made", hecho a pulso, con grandes privaciones la más de las veces y casi sin respaldo institucional, lo cual aumenta el mérito.

La poca inversión en el deporte es vista por ciertos dirigentes ciegos y estultos como un gasto innecesario, y no se acerca en nada a la de países triunfadores que, tanto en el orden público como en el privado, irrigan generosas sumas a estas actividades con una gran rentabilidad económica.

El país merece una política deportiva seria, fundamentada y de carácter permanente que forje ese gran talento deportivo nacional. En la premiación del pasado miércoles, el presidente Santos anunció, esperemos que cumpla, un respaldo sustancial al deporte colombiano a través del programa "Supérate", que buscará atletas en ciernes por toda la geografía nacional mediante la realización de competencias de tipo olímpico, y premiará con becas educativas a no pocos muchachos que se destaquen en las justas deportivas. Coldeportes nacional está en buenas manos: Jairo Clopatofsky tiene ahora, además de su capacidad y sus deseos, la misión de hacer realidad el deseo expreso del primer mandatario.

Tanto el departamento del Magdalena como el distrito de Santa Marta deben tomar atenta nota de esto y generar verdaderas políticas deportivas, dejando de lado los velados intereses de algunos mal llamados "dirigentes deportivos" que tienen apagado nuestro deporte y frustrado los sueños de atletas y seguidores. Opacos personajillos esos de poca monta, sin ideas ni ambiciones, de espíritu corto si lo tienen, pendientes más de la figuración que de la gestión y el éxito. Basta mirar el estado de nuestros escenarios y los resultados globales de nuestros deportistas para calificar su trabajo que, aún incluyendo alguno que otro triunfo aislado que no es culpa de ellos, parece enfocado en otras actividades. Y algunos tienen la cachaza de dirigir ligas de deportes inexistentes.

Notícula: hablando de deportistas triunfadores, el futbolista samario Falcao García sigue en racha goleadora, conduciendo a su equipo, el Porto, a niveles superiores en las ligas europeas. Frente al Rapid de Viena, este goleador marcó una tripleta ganadora (la primera la registró ante el Santos de Brasil, en 2007) en un escenario que tenía más de pista de patinaje en hielo que de cancha de fútbol. No obstante, Falcao se ingenió el modo de remontar un marcador adverso y encabeza ahora el listado de anotadores de la Liga de Europa. ¡Buena esa, Tigre!