Un autor y su obra

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Vanegas Mejía

José Vanegas Mejía

Columna: Acotaciones de los Viernes

e-mail: jose.vanegasmejia@yahoo.es

Mientras veía el programa televisivo Los Informantes, la semana pasada, recordé la lectura de una obra que realmente se sale de lo común y difícilmente podría encasillarse dentro de los géneros literarios tradicionales.

Su título: 'El olvido que seremos', del escritor, periodista, crítico literario y editor Héctor Abad Faciolince. Es un conjunto de impresiones que el autor ha sabido engarzar hasta lograr con ellas un efecto extraordinario que impregna los sentidos más allá de lo meramente superficial. En efecto, Héctor Abad Faciolince inicia su relato con una apología al amor paterno; en realidad este sentimiento recorre todo el texto y justifica la forma como transcurrió su infancia dentro del núcleo familiar. Afirma el autor: "Mi papá, Héctor Abad Gómez, siempre pensó que mimar a los hijos es el mejor sistema educativo".
A lo largo de la obra nos enteramos del férreo carácter del galeno asesinado en agosto de 1987. Vemos cómo el doctor Abad Gómez no se conformaba con diagnosticar enfermedades y por eso recomendaba la prevención mediante campañas de higiene en sitios de extremada pobreza. En cuanto al contenido, se trata de una semblanza que el escritor hace de su padre, médico profesor de la Universidad de Antioquia, activista y defensor de los derechos humanos. El escritor procura retardar lo más posible la llegada de ese olvido que seremos. Pretende que el recuerdo de su padre permanezca en la memoria de quienes, aun sin haberlo conocido, sabemos que abanderaba una justa causa, comprometida con la libertad del ser humano y la democracia universal.
Ojalá, para no contribuir al incremento exponencial del olvido, recordemos una cita tomada de la revista Arcadia: "Hoy sus nombres (del doctor Abad Gómez y del profesor universitario Leonardo Batancur, entre otros) hacen parte de una estadística macabra de 23.161 asesinatos selectivos documentados que ocurrieron en Colombia entre 1981 y 2012, según un informe del Centro de Memoria Histórica. En ese número caben desde intelectuales y sindicalistas hasta militantes políticos y líderes comunitarios. Todos los que se atrevieron a pensar distinto y a hablar en voz alta".
Para centrarnos en el autor, digamos que Héctor Abad Faciolince nació en Medellín en 1958. Estudió lenguas y literaturas modernas en la Universidad de Turín, Italia, donde se graduó con una tesis laureada sobre la obra 'Tres tristes tigres', del escritor cubano Guillermo Cabrera Infante. Son obras suyas: 'Malos pensamientos' (1991), 'Asuntos de un hidalgo disoluto' (1994), 'Tratado de culinaria para mujeres tristes' (1996), 'Fragmentos de amor furtivo' (1998), 'Palabras sueltas' (2002), 'Oriente empieza en El Cairo' (2002), 'El amanecer de un marido' (2008) y 'Traiciones de la memoria' (2009). También, 'Angosta' (2005) y 'Basura'. Entre los muchos reconocimientos recibidos por Abad Faciolince están: Premio Nacional de Cuento (1981), Premio Simón Bolívar de Periodismo de Opinión (1988 y 2006), Premio Casa de América de Narrativa Innovadora, en España (2000), Premio Mejor Novela Extranjera del año, en China (2005) y Premio Casa de América Latina, en Portugal (2010).
Cabe destacar que 'El olvido que seremos' ha sido editado varias veces y su lectura es recomendada en los más importantes países de Europa. Héctor Abad Faciolince, por su parte, pertenecería a la llamada 'Generación mutante', en la cual incluyen también a Octavio Escobar, Santiago Gamboa y Jorge Franco.

Publicidad