Papiloma y algo más

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge García Fontalvo

Jorge García Fontalvo

Columna: Opinión

e-mail: jgarciaf007@hotmail.com

"Es una especie de efecto sicológico en cadena: mientras más se reporte y se centre la atención mediática en las niñas, podemos seguir ampliando el problema". Esta es parte de la declaración que dio a los reporteros del País.com, la más importante autoridad de salud en Colombia, cuando se refería a los efectos nocivos que ha podido causar, en las jóvenes del Carmen de Bolívar, la vacuna contra el Papiloma humano.
Analicen ustedes la situación, si esta es la sana opinión del ministro de Salud, que se podría pensar de la posición de los representantes de las organizaciones públicas y privadas (nacionales e internacionales) que, de una forma u otra, se lucran indecentemente con el sufrimiento de los demás.
Es tal el grado de cinismo de este gobierno, que no solo defiende sus intereses egoístas a capa y espada, sino que también se encarga de invalidar el dolor de las familias involucradas en el tema, afirmando irrespetuosamente que la situación de las niñas es de índole psicológico, incluso, algunos sectores de los medios y especialistas en el tema, aseguran que los demonios y la tabla ouija son los verdaderos responsables de los males de las menores.
Me gustaría conocer la reacción del señor Ministro y el grupo regio de colaboradores que tiene -cientos de científicos que lo asesoran diariamente para que no meta las de caminar cada vez que habla-, si algún miembro de su familia se encontrare en una situación de este tipo. Es importante aclarar, antes de continuar, que no deseo mal a persona alguna, simplemente, pienso que otro gallo cantaría si esto sucediera de forma diferente.
Como el asunto no tiene que ver con los amigos del estrato cien, sino con jóvenes de los niveles sociales más bajos, el tema es un montaje y, no se debe prestar mayor atención.
Si se enferma o muere un infante de estrato bajo en la puerta de uno de esos hospitales o clínicas de la muerte, como lo apreciamos muy seguido, porque sus padres no tienen como pagar la atención que necesitan, no pasa nada. Pero si fuera de otro modo y con otro tipo de personas, sería necesario que se realizaren todas las reformas que el sistema de salud requiriere.
¿Qué cosas extrañas se ven en Colombia, no?, mientras el gobierno corrupto de este país legitima la llegada de Timochenko y sus secuaces a las altas instancias del poder público, -digo legítima porque la realidad indica que hacen parte de ese Estado deforme que conocemos desde hace mucho tiempo-, las familias pobres que sufren los estragos de una vacuna maldita deben además, luchar en contra de las afrentas irrespetuosas de los nobles servidores públicos.
Lo que veo me hace suponer que para el Ministro y sus colaboradores, las jóvenes del Carmen no deberían armar tanto alboroto, porque seguramente buscan aprovecharse de la situación. Además para este gobierno, es más importante el bienestar de los asesinos de Colombia.
¿Es o no es injusto este hecho? Claro que es injusto. Lo ancho para unos, y lo angosto para otros, como dice una vieja canción vallenata.
Creo que es muy clara la política social trazada por el gobierno que elegimos en los pasados comicios. Y como ya nos equivocamos eligiéndole, qué vamos a reclamar ahora. Solo falta esperar que estos 4 o 6 años pasen volando, tal vez, de esa forma, no tengamos la mala suerte de escuchar declaraciones tan estúpidas.
Dios quiera que todas las cosas le salgan bien al señor Ministro, para que siga presentando apreciaciones tan inteligentes como las que dio a la prensa, cuando se refería a las jóvenes del Carmen de Bolívar, y para que el señor Santos además, se dé cuenta de la clase de profesionales que le acompañan en su gabinete, y el pueblo, del tipo de personas que elige.
Qué Dios bendiga a la gente noble del Carmen de Bolívar que hoy sufre por causa de una vacuna que debió utilizarse para erradicar la corrupción, y no para alguna cosa más.

Publicidad