Fondos buitre y NBD

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Wilfrido De la Hoz

Wilfrido De la Hoz

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

En el mundo capitalista o mejor en las tertulias económicas y financieras se está hablando mucho del Nuevo Banco de Desarrollo NBD y de los ¨Fondos Buitre¨. La palabra buitre suena pestilente, como ave rapaz que se alimenta de carroña. Exactamente eso son los fondos buitre que se aprovechan de deudores débiles financieramente, para adquirir sus deudas o compromisos a precios bajísimos, respecto del precio real, y después, al vencimiento de los términos de dichas deudas, pretenden cobrarlas por el valor original.
Expresado técnicamente un fondo buitre es un fondo de capital de riesgo o fondo de inversión libre que invierte en una deuda pública de una entidad que se considera débil o cercana a la quiebra.
La manera de operar de estos fondos buitre consiste simplemente en comprar en el mercado bonos o deuda externa morosa de Estados y/o empresas que se encuentran al borde de la quiebra, normalmente al 20% o al 30% de su valor nominal y luego litigar por el pago del 100% de este valor.
En otras palabras, mediante la figura financiera especulativa, los fondos buitre compran títulos de deuda de los países en una situación económica difícil, a precio de huevo para luego disputar en juicio en los foros internacionales y pretender cobrar la totalidad del valor de esos bonos.
Este tema de profundo contenido financiero en los mercados internacionales está poniendo en alerta aquellos países que, debido a sus dificultades financieras, pretenden hacer caso omiso del pago de su deuda externa, bajo el prurito de independentista de modelos establecidos, de grupos financieros de quienes han obtenido recursos para financiar planes de desarrollo, pero a última hora se las dan de ¨repúblicas independientes y territorios libres¨.
El ejemplo lo tenemos en Argentina, en el que los fondos buitre adquirieron una porción de la deuda pública externa a bajos precios, a sólo el 20 % de su valor nominal, e intentaron que les pagaran el 100% de su valor, cuando explotó la crisis económica argentina de 2001.
Es pertinente recordar que el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, modificó la política de este país respecto a la deuda internacional. En el marco de esa nueva política, se pidió con énfasis a los prestamistas que, de manera voluntaria, condonaran parte de la deuda no atendida por los países menos desarrollados, reestructuraran el saldo de la deuda que quedaba pendiente de pago y otorgaran préstamos adicionales a esos países.
Por otra parte, recientemente el Grupo BRICS, compuesto por Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica se reunieron en Brasilia y crearon el Nuevo Banco de Desarrollo NBD, para tener un instrumento propio e independiente.
Pero veamos cómo están las cosas. El banco de los BRICS tendrá su sede en Shanghái y dispondrá de un fondo de reserva de urgencia. Esta determinación del mando económico mundial, suscita interrogantes sobre una posible hegemonía del Gobierno de Pekín.
Los BRICS concentran 40% de la población y 20% de las riquezas mundiales. Están de acuerdo en la lentitud de las instituciones internacionales a la hora de atribuirles un mayor derecho de voto.
Por ahora el capital inicial del banco NBD es de 50,000 millones de dólares; cuánto satisface esta suma frente a las necesidades de infraestructura de los países emergentes que, según el Banco Mundial, superan el billón de dólares?
El capital de este banco, cuatro veces inferior al del Banco Mundial, se resentirá en cuanto a su incremento, debido a la decisión tomada de que cada país contribuirá con la misma cantidad de dinero, medida que influirá desfavorablemente en Sudáfrica, el país más modesto del grupo.
El fondo de reserva del NBD, que asciende a 100,000 millones de dólares, es mucho menor que el del FMI con su billón de dólares en préstamos lo que limitará el campo de acción de los BRICS.

Más Noticias de esta sección

Publicidad