Para triunfar se comienza en lo pequeño

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Franco Nazatte Martínez

Franco Nazatte Martínez

Columna: Comercio Exterior

e-mail: [email protected]

Al mirar tantas empresas emprendedoras convertirse demasiado rápido en adquisiciones multimillonarias en los últimos años. Varios nuevos emprendedores, piensan equívocamente, que principiar un negocio es una inaudita carrera de prontitud que termina velozmente.
Verdaderamente, es una carrera de aguante de la que muy pocos perduran. Grandes economistas manifiestan, que ocho de cada diez compañías fracasan en los primeros 18 meses después de su inauguración.
Hasta el momento, no hay una regla firme y rápida que distinga a las dos empresas que sobreviven de ocho que fracasan. Los retos que desafían a las empresas germinan en cualquier momento, sin interesar lo que ellos realicen.
Sin embargo, una de las mejores formas de resguardar a su empresa, es tomar decisiones teniendo en cuenta el largo plazo. Conozcamos algunos consejos para que sus decisiones marquen una diferencia en los años posteriores:
Elija cuidadosamente a sus clientes.
Cuando esté lanzando una empresa, en algunas ocasiones podría ser tentador recibir pedidos o hacer tratos que no se pueda cumplir solo con la esperanza de conseguir clientes. Lo anterior es casi siempre un error, si su negocio crece con excesiva rapidez, posiblemente finalizará produciendo un producto o un servicio inferior y desanimando a sus clientes, y si no tiene suerte, habrá una frustración en su empresa.
Es imprescindible, tomarse un tiempo en esos primeros días agitados del lanzamiento de su negocio, para estudiar y analizar cuidadosamente la propuesta y firmar cualquier acuerdo.
En principio es importante inventar un crecimiento constante con el fin de no perder actividad para cumplir con todos los pedidos. Cuando revise un nuevo convenio asegúrese de pensar en cómo debería funcionar los pagos.
El problema que enfrentan las pequeñas empresas son los pagos morosos departe de las grandes corporaciones, así es que asegúrese de estipular claramente las condiciones de los pagos antes de firmar cualquier acuerdo. Nunca tenga temor de pedir parte del pago por adelantado y esto es lo que vigoriza a su empresa.
En el momento que empiece a entregar su producto o llevar a cabo un servicio, envié rápidamente su factura, según lo acordado, y de un seguimiento cercano a sus pagos.
La honestidad es fundamental en el desarrollo de su empresa. Sea honesto con sus propios proveedores con las dificultades que en el momento tenga su empresa, quizás estén dispuestos a esperar hasta que le paguen para poder conservarlo como cliente.
Elija prudentemente a sus empleados. En vez de contratar personal al que no pueda permitirse pagar, para triunfar se comienza en lo pequeño.
Cuando tenga capital para incorporar empleados, asegúrese de que comprendan el propósito de su negocio. Lo anterior, los motivará para hacer el esfuerzo extra para convertirlo en un éxito.
Ahora bien, estas pequeñas empresas deben ser competitivas para lograr mantener la capacidad de producción, con el fin de abastecer los mercados internacionales.
El único camino para logarlo se basa en el óptimo conocimiento tecnológico, aumento y mejoramiento de la productividad, estos elementos son de mucha importancia para robustecer la economía de cada empresa.
Colombia debe mejorar sus indicadores de producción, inyectando tecnología de punta en el aparato productivo, con el propósito, de lograr un excelente desarrollo en el sector empresarial.

Publicidad