Los dueños del poder

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

Sabemos de antemano que son pocas las familias que se reparten el poder político. Son los que mandan y hacen los que les venga en gana. Se pasan los honores de generación en generación en generación como si esto fuera una monarquía. Ya varios vástagos buscan heredar tanta canonjía, muchos de ellos sin mérito alguno, salvo claro, su linaje.
Asimismo es indiscutible que en nuestro país existen unos pocos afortunados funcionarios, que salen de un buen puesto, y pasan a otro, todavía mejor o igual al que dirigían anteriormente.
Ejemplos sobran.
El actual tema es el cargo de Contralor General de la Nación. Ya se sabe que el más opcionado es el vallenato Edgardo Maya, quien fue durante ocho años, Procurador General de La Nación, el cual vale la pena decirlo, fue brillante. Sobre el Dr. Maya, nadie pone en duda sus grandes condiciones morales e intelectuales, ¿pero es qué no hay otro candidato?
El otro caso, es el de la Dra. Mónica De Greiff. De la poderosa ETB pasó a la dirección de la poderosa Cámara de Comercio en Bogotá. El mismo interrogante ¿no habían más candidatos?
Dichosos pocos.
Pero si repasamos casos, está uno que si demuestra lo República Bananera que somos. ¿Cuántos de nuestros viejitos, luchan porque se le adjudiquen una pensión, que bien merecida la tienen? A decir verdad tanta tramitonía impide que el amigo de la tercera edad reciba su mesada, muchos mueren sin recibirla.
Lo digo por el finado Carlos Lemos, quien fue presidente encargado bajo el cuestionado gobierno de Samper por ocho días, el cual le permitió no sólo alcanzar la dignidad de expresidente (la cual no merecía) sino recibir pensión como tal.
Para mí fue un gesto indigno, de parte del político payanés. Y todavía el hoy ministro de Justicia, Gómez Méndez, en una columna habla de la falta que hace Lemos, ¡hágame el favor!