Mi sentimiento de dolor

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Franco Nazatte Martínez

Franco Nazatte Martínez

Columna: Comercio Exterior

e-mail: [email protected]

Saliéndome del acostumbrado texto de comercio exterior y aprovechado esta oportunidad que me otorga el periódico EL INFORMADOR a través de la página de columnistas, deseo difundir mi sentimiento de dolor.
Como seres humanos que somos, como seres sociales, vivimos en un ambiente en donde las relaciones entre las personas, entre los afectos y emociones nos acompañan permanentemente.
La muerte, o la perdida de los seres que nos rodean, genera, inevitablemente, una relación de dolor, de ausencia, que provoca en nuestro cuerpo y en nuestra mente un conjunto de fenómenos de adaptación, es lo que le llamamos el duelo (del latín dolus, dolor).
El duelo o dolor por la perdida, es una aflicción que todas las personas sentimos, inclusive por las cosas materiales, pero generalmente, hay un sentimiento máximo y profundo en nosotros, por la pérdida de un ser humano.
Por lo tanto, el duelo es un fenómeno natural, incluso necesario para que las personas nos adaptemos a la perdida que hemos sufrido. Además, este dicho fenómeno tiene un profundo sentido social.
Nuestra sociedad se ha transformado mucho en las últimas décadas y asimismo, ha cambiado la manifestación externa de nuestro dolor.
Según algunos estudios de este tema, este cambio de la expresión social del duelo ha hecho, que para muchas personas sea más difícil superar este periodo, debido a que se encuentren mas solas, menos apoyadas por su entorno. En la actualidad, ya no nos vestimos de luto, no velamos a nuestro muerto con antiguos rituales, pero las personas con calor humano no han cambiado y siguen los rituales de nuestros ancestros.
Ahora bien, el dolor por la pérdida de un ser querido, requiere tiempo, apoyo y la comprensión de quienes lo rodean para superarlo.
Cuando una persona no ha evolucionado el problema del dolor, será necesaria la intervención de un profesional en la salud para brindar un apoyo terapéutico.
En estos días a raíz de la entristecida tragedia de los niños en el municipio de fundación y ante esta dolorosa situación, todas la sociedad colombiana está de luto, un duelo social que tardaremos mucho tiempo para superarlo. Muchas personas nos sentimos sumidas en el dolor y en particular, los familiares que perdieron sus seres queridos.
Algunas personas directas o indirectamente afectadas por estas pérdidas, por este sufrimiento y dolor, necesariamente necesitaran ayuda de los profesionales en salud. No dudo que el sistema nacional de salud y sus profesionales, sabrán estar a la altura de la circunstancia.
Como colombiano que soy, de lo cual me siento orgulloso, siento el mismo dolor que en el momento sienten todas las personas de gran corazón.
Permítanme entregarles mi sentimiento de dolor, a todos los familiares y a sus allegados de los niños fallecidos.

Publicidad