Por un estado regional

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

En la primera Constitución nacional de 1821 no se daba la entidad territorial del municipio sino de la parroquia figura que todavía existe en Venezuela. Nuestra Carta Política de 1991 se refiere
a la organización territorial y la división se establece por departamentos, distritos, municipios y los territorios indígenas. Y deja a la ley el poder darles el carácter de entidades territoriales a las regiones y provincias que se constituyan en los términos de la constitución y la ley. Por otra parte, la Carta anota que las entidades territoriales gozaran de autonomía para la gestión de sus intereses, dentro de los límites constitucionales y legales. Y por esa razón, tendrán dichas entidades derechos a gobernarse por autoridades propias, ejercer las competencias que les corresponde, administrar los recursos y establecer los tributos necesarios para el cumplimiento de sus funciones y participar en las rentas nacionales (Ley 1386 de 2010). Sobre la existencia de provincias  ya tuvimos esa experiencia en el siglo XIX y por ejemplo a la provincia de Santa Marta estaban adscritos la provincia de Padilla, Cesar y de Ocaña y así otras. La provincia fue una buena experiencia, pero ahora la Carta abre las puertas para lo que debe ser el gobierno de la región y de hecho también hemos tenido algunas  buenas experiencias, como por ejemplo cuando se le dio vida legal al Corpes Costa Atlántica que realizó una planificación regional, no obstante que terminó politizada, pero por allí pasaron expertos como Acosta el actual ministro de Petróleo e hidrocarburos y la doctora Elvia Mejía. Quienes le dieron vida a esa entidad regional. Otro ejemplo dentro de un sentido de equidad, la elección de senadores debe hacerse por regiones ya que sale muy caro el costo de ser senador y de paso continuismo del caciquismo. Algunas entidades administrativas deben funcionar regionalmente y en distintas sedes para evitar la concentración de poderes. Importante acotar que recientemente en Barranquilla hubo una reunión entre el Presidente Santos y el Doctor Eduardo Verano de la Rosa, quien ha venido acaudillando el país de regiones y se firmó un compromiso en que si el presidente Santos es reelegido como esperamos se le de apertura a la institucionalización de la regiones que conllevaría una descentralización y una desconcentración administrativa. Lastimosamente el doctor Verano no fue seleccionado para vicepresidente, pero creemos que es la oportunidad como ya lo hizo España que se le de entidad a las regiones y convertirlas en titulares de fuertes y vigorosas entidades territoriales. Es hora de restudiar un nuevo país o mejor de refundarlo con equidad para todos.
Publicidad