Poderosos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: tutinoaugusto@yahoo.es

Alguna vez laborando en una entidad del Estado, llamaron por teléfono a preguntar sobre un tema específico, y quien escribe estas líneas contestó. Pero al no tener elementos para proporcionarle información, la dama, -era voz de mujer-, me llenó de improperios, aludiendo a que la entidad era ineficiente y por último, dijo, en tono de amenaza: Yo, llamo desde la Presidencia de la República.
Y digo que fue un tonito amenazante con decirme que trabajaba en Presidencia de la República. Cito este ejemplo real que me sucedió, para demostrar que acá en nuestro país, cualquier persona amenaza e insulta revestido de algún poder o podercillo que dice tener.
¿Cuántos no se ha sentido intimidados con una persona que tiene un arma?, ¿cuántos empleados no han recibido insultos, porque no los atienden de primero, bien sea en un restaurante, entidad bancaria o discoteca? ¡Es que la plata mía no vale¡ Usted no sabe quién soy yo!, ¡soy amigo del dueño y me voy a quejar! ¡Cómo me vas a multar si mi padre es importante! Son expresiones que muchos ciudadanos ruines, hacen recurrentemente.
Y así, continuamente personas quieren exhibirse, para que nos demos cuenta los ciudadanos de a pie, que ellos son importantes. Otro ejemplo, camina uno por la plaza de Bolívar en Bogotá, y observamos a magistrados de altas cortes con un sinnúmero de escoltas. Vas a un supermercado y los escoltas, acompañando a las esposas de poderosos haciendo de canasteros, es decir cargadores de compras. O, cuántos no hemos visto a hermosas damas, y detrás de ellas a las señoras de servicios vestidas de blanco cargando bebés.
En fin, un país, lleno de complejos, en donde si bien es cierto la clase media, - en el cual se ven claramente estos ejemplos- tienen derecho a ascender socialmente, son los primeros que al lograrlo se olvidan de dónde vienen y para dónde van.
Ñapa. Es una noticia que demuestra que personas humildes no se dejan arrodillar por poderosos. Sucedió en Aracataca. Habitantes de un barrio por en el que pasa la vía férrea se levantaron de la mesa con miembros de Fenoco, por los constantes incumplimientos de dicha empresa. Lo que piden es integridad y buena calidad de vida y no más ruidos y contaminaciones.

Más Noticias de esta sección

Publicidad