El ocaso de los viejos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

En Colombia, cuando una persona mayor de cuarenta años, queda sin trabajo, lo lógico sería que por su experiencia, se valorara lo que él sabe y consiguiera empleo inmediatamente. Pero no es así. En Colombia, el mundo es al revés.
Hoy los mayores de cuarenta, con diversos compromisos, con hijos y esposa a mantener, le es difícil conseguir empleo. La razón que dan los empleadores: están viejos. Ante esta real situación, algunos prefieren irse del país, enviando remesas a sus familias, pero fragmentando uniones afectivas por las lejanías, y otros terminan solos ya que ante la escasez, muchas familias se separan.
Se prefiere en el mundo laboral a los jóvenes, sobre todo de clase media. Menos experiencia, bajos salarios, tercerización laboral, tome o déjelo. Sin seguridad social y totalmente excluidos para ascender socialmente. Y los mayores de cuarenta a manejar taxi.
Sin hacer comparaciones, en el tema político, también es lo mismo. Cuando Carlos Gaviria, se lanzó a la presidencia enfrentado al entonces candidato-presidente Uribe Vélez, se le reprochaba su edad. Como si al ser mayor, le imposibilitaba gobernar. Gaviria fue magistrado de la Corte Constitucional, en el que todas sus sentencias, tenían visos progresistas. Fue un destacado senador. Y hoy pertenece al Polo Democrático. Un humanista en todo el sentido de la palabra.
Quizás el ejemplo claro de un anciano gobernando es en Uruguay. José "Pepe" Mujica, ha logrado proyectos sociales en pro de los ciudadanos. Hasta la legalización de la marihuana, es un hecho, mientras acá en Colombia seguimos fumigando nuestros parques naturales, so pretexto de la fracasada lucha antidrogas.
Es una realidad, que la experiencia suma mucho, y hemos dejado a los mayores de cuarenta, abandonados, a causa de la globalización y las nuevas políticas económicas impuestas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.
Mi ñapa. Daniel Samper Pizano, se retira del oficio. Deja de escribir su Cambalache. Gran columnista que el país extrañará.

Publicidad