Un pesimismo creado y conveniente

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Eliecer Avendaño Restrepo

Eliecer Avendaño Restrepo

Columna: Nueva Misión y Visión

e-mail: [email protected]

Observando detenidamente nuestro país, podemos deducir que existen innumerables problemas que impiden, atrasan y algunas veces desvirtúan los fines y metas que tiene una comunidad organizada como País, Nación, República, Patria, Gobierno y Estado, sobre todo teniendo en cuenta que en los momentos actuales existen verdaderas fuerzas externas que cambian o mimetizan los intereses primarios del procomún por otros que son de la aldea global que no tiene centro de poder espacial, sino que se mueve en todos los ámbitos, produciendo variación en comportamientos, imponen el uso de elementos para la vida, sin importar los efectos secundarios, creando verdaderos mundos imaginarios donde se juega a todos ponemos y unos pocos ganan, con la complacencia de los mandatarios y la voluntad plastilina de nuestra gente. Da la impresión que todo aquello que adormece la conciencia, es propicio para que progresen ideales fuera del contexto ancestral, que está creando nuevas versiones de realidades sin cimientos históricos y culturales, que son los que asientan la personalidad de una Nación dentro de un País. Bajo este aspecto estamos perdido en una nube gris de multiplicidad de direcciones que tomamos sin percatarnos que encontraremos al final de ella, pero estamos seguros que no es buenos para nuestra pertinencia, ni para nuestra pertenencia nacional.
De alguna manera ahora quienes se dedican al análisis Psicosociológico, Sociocultural y Socio histórico, emitir juicios de valor y líneas de base, asumiendo la responsabilidad de decir porque en la actualidad vivimos una variedad de comportamientos negativos, sobre todo por qué en esta país son capaces de florecer las mas horridas manifestaciones humanas, que rebajan lo racional a lo bestial y nuestra estructura social, política y económica, es tan indiferente, pasiva, sin reacción, sino al contrario, ante actos barbáricos, su atención paquidérmica, solo permanece máximo de dos a tres días, pero lo peor de todo no es eso, sino que nuestra gente está dotada de un olvido tipo flash y un accionar perezoso para ser solidario en la búsqueda de cambiar, rechazando socialmente a quienes cometen actos contra la comunidad, pero aquí solo se rechaza por raza, por origen, por economía, por clase social, menos por tener mente delincuencial y practicarla cuando se presenta la oportunidad, sobre todo en un cargo oficial o privado, en una contratación, en comercio ilícito o sustracción de bienes ajenos. De todas maneras es supremamente importante que quienes profesionalmente levantan planchas de comportamiento sociológico, no solo presenten estudios de espacios, tiempos e influencias genotípicas y fenotípicas, sino que desarrollen un verdadero modelo del colombiano no solo de los que están en las elites sociales y productivas, sino también de la mayoría que siendo muy capaz, sus potencialidades las usa en lo negativo, lo que puede ser un indicador relevante que muestra como las carencias y las necesidades básicas y las creadas artificialmente, impulsan conductas destructivas de la civilidad, que todos los días conocemos por los medios de comunicación, produciendo entre nosotros un sentido de incapacidad para poder resolver el cumulo de problemas que se han generado o conforman la madeja que tejen las redes delincuenciales que viven en nuestra realidad, aunque nosotros cerremos ojos, oídos, bocas y nuestros pies camines al revés.

Comprender quienes tienen la responsabilidad de impulsar la sociedad en búsqueda de bienestar y perfección , promocionando oportunidades por igual bajo un riguroso estándar de requisitos que se apliquen a todas las clases sociales, económicas y políticas dentro la severidad de evaluaciones de perfil personal excluyendo el familiar, el económico y el político y que no obtengan a través de estos parámetros prebendas de orden jurídicos, de contratación y nombramiento no por méritos sino por una plataforma que se ha venido construyendo en el sentido de que las mejores posibilidades solo la pueden obtener quienes están mejores relacionados y su familia aparece en el listado de los clubes políticos, entonces siempre estaremos en la misma situación, donde nuestras comunidades se ven sometidas a bandas, pandillas, atracadores, violadores, sicarios, corruptos, irresponsables ecológicos, malos mandatarios, funcionarios incapaces, jueces venales y grupos que viven del trabajo de otros, bajo la tutela del terror.
El engrandecimiento de la situación anómala que vive el País por grandes personajes que promueven en todo el territorio que no es solucionable por ningún medio, sino por el exterminio como único método, esgrimiendo argumentos de justicia y equidad, pero la intensión de aplicar una solución para nuestra nación, no es para la conveniencia de todos, sino de unos pocos para apoderarse y hacerse dueño del poder político y económico, acallando toda intensión de paz, de devolución de tierra, de atención de víctimas, de ayuda a los desterrados de su hábitat y de quienes tienen diferencias ideológicas con ellos.
El pesimismo de que el país no tiene solución, es generado para causar la sensación que no existen posibilidades civilizadas, sino de fuerza y antidemocráticas y que en el zoo político convive una especie especial que a no dudarlos dará fin definitivamente a todos los conflictos que atacan la institucionalidad colombiana.

Más Noticias de esta sección

Publicidad