Magdalena rompe el silencio

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Eliecer Avendaño Restrepo

Eliecer Avendaño Restrepo

Columna: Nueva Misión y Visión

e-mail: [email protected]

Hijos del Magdalena, cuando estés avasallado por los obstáculos, cuando se te presenten los lobos de la opresión, cuando te enfrentes a los violentos que nos han dominado hace décadas, cuando veas llegar a los caníbales de sueños y de ilusiones de un mejor futuro para nuestras familias y principalmente para nuestros hijos, cuando el trasegar de la lucha agote tus fuerzas,

pero la voluntad te impone continuar batallando, cuando ya estés desmayado, caído en el campo verde de tus esperanzas truncadas por los apátridas, cuando sientas que tu alma se fuga de tu existencia y tu corazón te llama al silencio, para evitar el ataque alevoso y a mansalva de la jauría de los próximos guardianes de la caverna del averno, cuando te ofendan y maltraten, los conculcadores de tus derechos, cuando todos tus pensamientos se agolpen en tu mente pero la creación de las palabras se quedan en tu pecho respirando agitadamente.
Cuando la perdida es total y ya no hay destino ni reconstrucción de un nuevo presente y el futuro es una quimera que se aleja de tu existencia. Levántate tira a la basura tus miedos, yérguete como el gigante de Rodas, levanta tu brazo derecho con tu mano abierta hacia arriba, coloca tu mano izquierda en tu pecho, alza la cabeza, mira hacia el cielo respira profundamente y eleva tu voz, que tu grito se escuche en las montañas, en las colinas en los valles en los mares, en los ríos, en los pueblos y ciudades, que hasta Dios mire hacia abajo y piense:Un verdadero hijo mío se ha levantado contra las injusticias, contra el secuestro, contra los corruptos, contra los delincuentes. Que nuestra voz sea una sola, que la sociedad toda junta grite: Paz, Paz, Paz, Paz. Que todos al unísono cantemos la canción de la hermandad, que nos demos las manos unos con otros y así unidos emprendamos el camino del bienestar y la felicidad para todos por igual y sin distingo de clases.
Que tu promesa no sea la manifestación al calor de la emoción del acompañamiento de muchos que piensan como tú, que tu responsabilidad, sea una rémora blanca pegada a tu pecho que no se alimente de ti, sino tú de ella, para que te recuerde que la lucha no es solo hoy y mañana, es siempre por nuestra Patria Magdalena, que merece nuestro sacrificio y trabajo para mejorar su espacio y su tiempo, merece que nuestros sentimientos la arropen y sienta orgullo de quienes no solo buscan reconstruir el presente, que es lo necesario, sino que preparan a la nueva generación para que no continúe por el actual camino, sino que se desvíe por las sendas de la honorabilidad y la honestidad, que al final del camino está el triunfo que obtienen quienes creen que en el futuro el reconocimiento social e histórico, solo lo obtienen quienes obran con conciencia que el mejorar la dignidad y la vida a sus semejantes es el premio mas sublime de esta existencia.
¡Magdalena rompe el silencio..! ¡Magdalena rompe el silencio..! que se continúe escuchando, que se continúe leyendo, que se continúe dibujando, que se perpetúe la marcha, que cada magdalenense en su actividad pregone su afecto y pertenencia cultural e histórica por su departamento, que nunca se agote su afán de prosperar y progresar, que su defensa sea siempre encaminada a defender los principios de seriedad, solidaridad, eficiencia, colaboración, eficacia y economía, para que sean el resplandor que cubra las intenciones de quienes rigen los destinos de nuestra región en lo oficial y lo privado.
Magdalena rompe el silencio, estad seguros que Dios y el Mundo te escucharan.

Publicidad