Aislados

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alvaro González Uribe

Alvaro González Uribe

Columna: El Taller de Aureliano

Web: http://eltallerdeaureliano.blogspot.com

Un bus rosado para las mujeres en Transmilenio... Y también un bus blanco para los niños, uno marrón para los ancianos, uno azul para los de Millonarios, uno rojo para los de Santa Fe, uno verde para los de Nacional, uno vinotinto y oro para los del Tolima y así... En este país de bárbaros tenemos que andar separados para que no nos matemos ni nos abusemos ni nos violemos.

Porque si la medida funciona, y si es posible pintar de rosado la mitad de los buses de Transmilenio para las mujeres, entonces ¡eureka! Como es eficaz se debe volver ejemplo: descubrimos el santo remedio para evitar los desmanes que cometen los unos contra los otros y los otros contra los unos por cientos de motivos.

En este país diverso, violento, abusador e intolerante donde abundan polarizaciones, discriminaciones y divisiones de todo tipo, empecemos entonces por fraccionar los espacios: unos allí, otros en ese lugar, aquellos arriba, estos abajo. Por este camino solo circulen ustedes, nosotros vamos por este otro, ellos salen a una hora diferente, aquí los blancos, allí los afrodescendientes, más allá los indígenas.

Y por política ni se diga, pese a que por fuera no es evidente el partido o candidato de cada cual, es mejor evitar que se agredan: los del Centro Democrático por el centro o la derecha, no importa, no vamos a pelear tampoco por el lado; los liberales se me hacen un trisa la izquierda del Centro Democrático y por ahora con los de la U y con los de Cambio Radical; los del Polo y la UP a la izquierda y los verdes se me cuelgan de los árboles. Calma, ahí vamos encontrando o construyendo fuertes para los del voto en blanco, para los abstencionistas y para los demás.
¿Y cómo vamos a juntar costeños con cachacos?, ¡no! Cada uno en su sitio.

Sí, claro, es difícil, no hay lugar exclusivo pa' tanta gente ni tampoco tribuna ni andén ni calle ni colegio ni parque para tanto sector, pero entonces para evitar dañarnos dividamos a Colombia en secciones separadas por muros, en millones de nichos inexpugnables entre sí para que tengamos "un país donde quepamos todos" como dicen tanto por ahí. Pero pilas, buen trabajo, que unos no se puedan pasar al búnker delos otros para impedir algún atropello o asesinato. Es para que logremos la paz…

Pero como somos tan distintos, como incluso entre los de un partido o entre los de una etnia o entre los de un género o entre los de un mismo estrato hay diferencias, entonces la cosa se complica. Porque están los niños y los adolescentes y los adultos y los ancianos: también hay que separarlos. Y como apartamos hombres de mujeres, también debemos aislar L de G, G de T, T de B, B de I y así, y entre estos los blancos de los negros, y sí son hinchas de varios equipos toca subdividir más las celdas.

Celdas, eso es. Pero como hasta los diferentes somos tan diferentes entre nosotros, el descuartizamiento social debe ser en pedazos muy pequeños. Yo creo que de a uno, sí, mejor eso, cada uno en su sitio; los espacios públicos no sirven porque ahí nos podemos mezclar y matarnos y atropellarnos. Cada uno separado del otro. ¿Hogares? No. Hay violencia intrafamiliar: la madre y el padre en distintos lugares, el hijo mayor en el patio, la niña en la sala. ¡Dios!, esto nos quedó pequeño. Pero ¿y uno mismo? Sí, porque uno está lleno de contradicciones, de unas ideas hoy y de otras mañana, entonces también hagamos una segmentación del yo para que el pasado no pelee con el presente y ninguno con el mañana. Para que remordimientos o culpas o penas de pronto no nos lleven a hacernos daño a nosotros mismos.

Fracasamos como comunidad, el vagón rosado de Transmilenio y las tribunas exclusivas en los estadios son la muestra. No podemos vivir juntos. Qué locura, qué vergüenza, pero bueno, hay muchos colores y vagones y medios de transporte y tribunas y Colombia es muy grande. Casi 46 millones de colombianos en cerca de 1.140.000 km2,¿cuántos metros nos tocan a cada uno? Y que los muros sean bien altos, blindados, coronados de púas eléctricas, alarmas, cámaras y garitas. ¡Chusma!