El voto en blanco, un arma de doble filo

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Andrés Londoño Botero

Andrés Londoño Botero

Columna: Bitácora del primer y cuarto cuadrante

e-mail: [email protected]

Aunque el voto en blanco es un legítimo canal que tienen en sus manos los electores para protestar contra actos de ciertos inescrupulosos que buscan en la política sus réditos personales, este instrumento que nos otorga la democracia, puede ser un arma de doble filo, para quienes acuden a las urnas a sufragar sin recibir dádivas.

El voto en blanco reduce el caudal electoral de candidatos de opinión y facilita la llegada de las maquinarias electorales al poder. Los candidatos honestos que dependen del voto a conciencia ven reducido su votación, dando vía a quienes con lista en mano saben cuántos votos su billetera fue capaz de conseguir.

En el Congreso no todos son malos. Hay quienes rechazan el viejo adagio "el vivo vive del bobo", que ojalá desaparezca de nuestra sociedad, y ponen a disposición de la nación sus virtudes y años de preparación.

Para encontrar nobles servidores, que trabajan en pro del país y no para satisfacer sus propias ambiciones, hace falta realizar una breve investigación. Revisando los portales web de la Silla Vacía y Congreso Visible se puede encontrar el trabajo realizado por quienes ya llevan una o más legislaturas en el Congreso. También se pueden consultar los perfiles de quienes aspiran por primera vez.

Por mi parte, votaré al Congreso por Juan Mario Laserna, número 49 en la lista del partido Conservador, quien con gallardía se enfrentó al monopolio del hombre más rico del mundo, rebajando las tarifas de telefonía celular en 30% y logró truncar la apropiación por parte de este rapaz monopolio del espectro 4G. También, gracias a la Ley de arbitraje de TES y paraísos fiscales, logró generarle ahorros a la nación por 6 billones de pesos al año. Laserna ha sido uno de los únicos que ha pensado en la reconstrucción del país luego del pos conflicto, su propuesta consiste en aprovechar los ingenieros militares para construir infraestructura en las zonas apartas y azotadas por la violencia, dándole a los campesinos más oportunidades para vender sus productos.

Como actualmente resido en Bogotá, mi voto a la Cámara será por Daniel Raisbeck, número 107 en la lista del partido Conservador. Este joven es candidato a doctorado en historia por la Freie Universität de Berlín, ha dedicado su vida a la academia, es profesor de latín y griego antiguo, además habla alemán, inglés y un poco de francés. También se ha desempeñado como director del archivo histórico de la Universidad del Rosario. Sus ideas libertarias son un refresco para los ideales conservadores.

Es hora de quitarle las telarañas a las banderas del partido, ensuciadas por supuestos conservadores. Sus principales propuestas son quitarle trabas estatales a los emprendedores y las pequeñas empresas, pues crear empresa en Colombia es un proceso demorado y requiere de muchos trámites. Además, las imposiciones tributarias hacen que muchos negocios pequeños y medianos desaparezcan. Raisbeck también propone defender las libertades individuales y legalizar las drogas.

Colombia es el país que más sangre y vidas ha puesto en la guerra contra el narcotráfico, la legalización liberaría recursos que se destinan a la guerra y que se podrían invertir en educación, así se acabaría el principal negocio de grupos ilegales alzados en armas.

Más Noticias de esta sección

Publicidad