Señores concejales, a trabajar de aquí en adelante

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Diogenes Guerra Henriquez

Diogenes Guerra Henriquez

Columna: Vistazo

e-mail: [email protected]

Haciendo un análisis mesurado de la labor que desarrolló el Concejo Distrital de Santa Marta, en términos generales hizo lo que corresponde en lo relacionado al control político y consideramos que se sentaron unos precedentes al inicio del periodo 2013, con algunos funcionarios que consideraban que no tendrían por qué asistir al recinto del Concejo, o que no le prestaban la suficiente atención, de tal manera que no mandaban los cuestionarios a tiempo, no cumplían con la normatividad y ante tal situación se dejaron unas constancias muy severas por parte de algunos concejales y fue así como empezó a fluir la presencia de algunos Secretarios y por consiguiente la respuesta a los cuestionarios ajustados a la norma.

Se hicieron los debates de algunos Proyectos de Acuerdo que estaban en el tiempo, en materia de salud se trató el tema del dengue, el sistema estratégico de transporte presentado por el Distrito, se aprobaron algunos proyectos muy importantes y se dejaron de aprobar otros, y creemos que los que envíe la Administración habría que revisarlos a fondo y que podrían ser aprobados por cuanto de una u otra forma le sirven a la ciudad en sus propósitos de desarrollo.

Pero uno de los Proyectos que genera expectativas en los samarios es el relacionado al del Sistema Estratégico de Transporte Público Setp y que el Concejo no aprobó el perfil de inversión por parte del Distrito, es decir, el margen de maniobrabilidad que tendría el Mandatario Distrital para hacer la inversión de los recursos que le corresponde al Distrito, de tal manera que el Proyecto sigue vivo porque es un proyecto de política de Estado y se va a seguir manteniendo, lo único es que se atrasa, se encarece y el esfuerzo de la administración Distrital es mayor porque hubo unos "palos en la rueda" al no aprobarlo en la Comisión que corresponde y eso no deja de ser de todas formas preocupante para la ciudad por cuanto está ansiosa de inversiones favorables de toda índole y cuando resultan iniciativas de este tipo que provienen del Gobierno Nacional y el esfuerzo del Distrito no es superior, inmediatamente tenemos que acogerlo y adoptarlo, y para criterio de mucha gente sensata, es este uno de los episodios más tristes en el pasado periodo del Concejo Distrital el no haber aprobado esas facultades que requiere la administración, para que Santa Marta tenga un sistema de transporte público de pasajeros para avanzar en condiciones de dignidad como lo merecen los samarios, de un servicio moderno, más amigable con el medio ambiente, que genere fuentes de empleo, de un servicio decente, pues la ciudad por su condición de vocación turística lo exige y lo necesita con prioridad.

Hay que seguir avanzando en cuanto a la citación de los Secretarios y hacerles exigencias determinantes en lo que respecta a su gestión, ya en dos años transcurridos de Gobierno local es hora que se comiencen a mostrar ejecuciones de inversión social, implementar un programa de pedagogía ciudadana, la invasión del espacio público, que ha decir verdad, hay que proteger el derecho al trabajo, pero también respetar los espacios para que el peatón pueda transitar libremente, el flagelo social que representa la proliferación de indigentes, drogadictos y demás que pululan por calles, parques, camellón de la Bahía, El Rodadero, etc.

Hay que presentar Proyectos de Acuerdo ambiciosos y el Concejo está para que los presente, los exija, los promueva, pero finalmente la decisión la toma el Ejecutivo y el Cuerpo Legislativo del Distrito, igualmente solicitarles a los Ediles de las distintas Comunas, a los Presidentes de Juntas de Acción Comunal para que sigamos mucho más activos y exigentes ante las necesidades ante todo de orden cívico de los sectores populares.

Se tiene que desarrollar una pedagogía intensa a todo nivel en los adultos, jóvenes y niños, a los vendedores ambulantes y estacionarios, a los taxistas, transportadores en general, es un total desconocimiento de normas urbanas, de cultura ciudadana y hay que trabajar mancomunada-mente sobre esto.

Al Director del Tránsito, que se implementen campañas educativas alusivas al respeto y normas de conducta respecto a las señales de tránsito, de erradicar de tajo el ruido estridente, aquí todo mundo pita indiscriminadamente.

Señores Concejales, restan dos años claves para trabajar incesantemente por Santa Marta y su entorno, para que surjan situaciones innovadoras que transformen la cotidianidad de los samarios, es hora de cumplirle a cabalidad a quienes depositaron su confianza y credibilidad en ustedes para elegirlos.

Más Noticias de esta sección

Publicidad