Darwin y el evolucionismo

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

¿Qué nos dice Darwin sobre el hombre-mono? Que "posiblemente devino del mono catirrino"; sin embargo, no lo asegura en forma contundente como han creído los pontífices de la ciencia materialista. Mr. Charles Robert Darwin colocó dentro de sus investigaciones ciertos cimientos que vienen a destruir la supuesta procedencia humana del mono, aunque este sea el catirrino o catarrino, como los siguientes:

1. El "animal intelectual" es totalmente diferente en su arquitectura ósea al esqueleto del mono.

No pongo en tela de juicio que haya cierta similitud entre el "antropoide" y el "animal intelectual", pero no es una precisión concluyente o definitizante, pues como lo podemos apreciar fácilmente, el esqueleto del antropoide es trapecista, es decir, está construido para trepar y así lo señala la elasticidad y cimentación de su sistema óseo, en cambio el esqueleto del "animal intelectual" está hecho para caminar. Son dos edificaciones óseas diferentes.

2. El eje craneal del antropoide y del "animal intelectual", son plenamente disímiles y esto coloca a cualquiera ha reflexionar muy sensatamente.

3. Como lo han expresado muy concretamente los mismísimos antropólogos materialistas, que "un ser organizado en modo alguno podría venir de otro que marchase a la inversa, ordenado antitéticamente", y la vida y costumbres del "antropoide" están ordenado en forma diferente, inversa, antagónica al del "animal intelectual".

Por lo tanto, dice la misma ciencia materialista: "un ser organizado no puede devenir de otro ordenado en forma opuesta". Esto lo aseveran muy inflexiblemente las propias escuelas materialistas.

Pero, ¿qué buscan los señores materialistas con esa afirmación de que el "animal intelectual" viene del mono?

En la base de esta afirmación y detrás de tantas teorías evolutivas, lo que quieren es chocar contra el clero.

Ellos han querido inventar un sistema, una teoría que satisfaga a la mente y al corazón, para arrasar al Génesis Hebraico.

Es justamente por intransigencia contra el Bíblico Adán y su famosa Eva sacada de una costilla, el origen viviente de los Darwin, de los Haeckel y demás secuaces.

Pero convendrían ser francos en presentar sus insatisfacciones contra todo concepto clerical.

No está bien que por simple reacción se de origen a tantas conjeturas carentes de cualquiera plataforma seria...

En realidad de verdad, hasta el momento, mucho es lo que se ha inquirido sobre el origen del "animal intelectual" y sólo hipótesis es lo que han fabricado los antropólogos materialistas de esta edad de decadencia espiritual.

Si le preguntáramos a los señores de la antropología oficial "cuál fue la fecha y el modo exacto de cómo surgió el primer hombre" no nos darían una respuesta exacta.

Así, pues, desde Darwin hasta Haeckel, y luego desde Haeckel hasta nuestros días, los señores de la ciencia materialista lo que han realizado es un sinnúmero de figuraciones y suposiciones sobre el origen del "animal intelectual", empero ninguna de esas tales suposiciones han podido ser evidentemente demostradas.

{jathumbnail off}

Publicidad