La criminología mediática

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

Estamos asistiendo a un derecho penal del mal e inclusive como lo señala Eugenio Rafael Zaffaroni, profesor argentino a un apartheid criminológico, los malos allá y los buenos acá, no obstante que por razones de cultura no todos podemos ser iguales, como gente de bien. Lo cierto es que en Colombia falta realmente estudiar y aplicar con mayor énfasis la criminología y que no solamente sea una materia curricular de la carrera del Derecho.

Pero lo curioso es que estamos asistiendo a una criminología mediática. Dentro de la etiología del delito no estudiamos su causalidad, para enfrentar las causas que llevan al delito. No se hace ni se cumple esa política de prevenir el delito sino que acudimos al expediente de la represión penal con todas las consecuencias del aislamiento carcelario, que tampoco tiene infraestructura ni los medios para re socializar al que por cualquier motivo ingresa a un centro carcelario bajo un mando militar o semi militar, olvidando, los que pasamos por la academia, la necesidad de un derecho penal mínimo para que ingresen allí los que merezcan ese aislamiento.

La historia recuerda el caso francés del Coronel Dreyfus que condenado por un error de la prueba pericial practicada por Alphonse de Bertillon, el padre de las huellas digitales en la criminalística, fue enviado a la Isla del Diablo en la Guayana francesa y gracias a la prensa y en especial del articulista Emilio Zolá quien en J´accuse logró a costa de su libertad que se revisara su caso y se le pusiera en libertad.

Ya lo decía Gabriel Tardé que los gobernantes se valen hoy de la prensa y de las redes sociales para gobernar, muchas veces buscando el silencio cómplice frente a sus actuaciones de gobierno; autores como Giovanni Sartori y Pierre Bordieu la televisión es lo opuesto a la capacidad de pensar. El homo sapiens de hoy está dando paso al homo videns como lo afirman los estudiosos europeos citados arriba.

La criminología mediática no se presenta como neutral sino que es fuerza impulsora y distingue entre malos y buenos, asume un papel catalizador de higiene social y estigmatizar lo que se llaman las heces del cuerpo social y el código penal un reglamento para policías, fiscales, jueces y magistrados, catedráticos, penalistas, con uniformes y togas para amedrentar a los "malos". La obra "La cuestión criminal" de Zaffaroni es una invitación a la reflexión en estos tiempos de homogeneidad en el pensar.

Publicidad