El naufragio de la educación colombiana

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Halinisky Sanchez Menéses

Halinisky Sanchez Menéses

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

El presidente Santos dentro de sus principios de gobernanza, decidió a través del Ministerio de Educación fortalecer la participación del Estado en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), organización que mide el nivel de desarrollo y social de los países y uno de los instrumentos para medir, es la evaluación Pisa a la educación de los países miembros.

Pues bueno, en días recientes a Colombia le aplicaron la Pisa, y los resultados fueron catastróficos, ya que de 65 países Colombia ocupó el penúltimo lugar. Colombia ocupó el puesto 55 en lectura, con 403 puntos, y el 58 en ciencia con 399 puntos, y la situación en matemáticas es para ponerse a llorar.

Lo preocupante de este examen en 2013 es que vamos involucionando, pues estos resultados son más malos que los del 2009 que ya de por si habían sido fatales, Colombia en esa época ocupaba el puesto 51, con 381 en matemáticas, 402 en ciencias y 413 en lectura.

En plata blanca la educación en Colombia no sirve, luego entonces nuestro país está cada día más lejos del desarrollo económico, irónicamente mientras Colombia es uno de los últimos países, el país que tiene mayores expectativas de desarrollo y hoy por hoy es la potencia económica del planeta: China, tiene el mejor puntaje.

Nos aventuramos a exponer cuatro razones del fracaso de la educación en Colombia, una de las peores del mundo:

1. En Colombia no se educa, sino que se instruye, la educación pretende formar un hombre integral desde adentro hacia afuera, primero el hombre debe ser persona y luego científico, la ciencia debe ir sujeta a un norte moral, en Colombia la educación no tiene norte moral, el gobierno y la sociedad en general reniegan de los valores cristianos y han abrazado una peligrosa amoralidad, en la que no hay valores absolutos, un sistema educativo en la que no hay espacio para el Dios de la Biblia.

2. En Colombia el presupuesto de educación nunca ha sido prioridad, hay más plata para el plomo que para los libros, así pese a los esfuerzos de las instituciones educativas, con tan pocos recursos es difícil obtener calidad educativa, no se puede investigar e innovar sin plata.

3. En el afán de mostrar estadísticas los pocos recursos se priorizan en cobertura, tenemos aulas atiborradas de estudiantes, docentes mal remunerados y mal preparados, lo que importa son los números de las estadísticas, todos pasan en Colombia, nadie aprende.

4. Las universidades en su mayoría son fábricas de títulos, falla el sistema de acreditación y licencias, en Colombia pululan las universidades de garaje, se ofrece una educación a bajo costo y de mala calidad, se deben suprimir universidades y se debe invertir más en incentivos, más becas pero también más exigencia académica.

Como ya describimos las causas del problema, es menester pensar en una solución, y la solución no es otra que construir un modelo educativo con un norte moral, la educación en Colombia debe ser la educación cristiana, una educación que se preocupe por hombres de ciencia, pero que sobre todo se preocupe por hacer hombres de Dios, hombres que tengan claro su importancia y responsabilidad histórica y social, hombre que estudian para construir y valorar, no para destruir, hombres que sirven a su prójimo, y no solo para mejorar sus finanzas individuales, ese modelo debe ser prioridad de Estado y contar con más recursos, nuestro Estado tiene la plata, pero se invierte en otras cosas, se invierte en burocracia, en cuerpos diplomáticos inútiles, y en gasto militar, la educación no puede seguir siendo la cenicienta, a menos que quieran los gobiernos que nos sigan poniendo las orejas de burro. Cristo nos redima.

Clavos y Canela: Murió Mandela, un hombre al que Dios uso para demostrar que podemos perdonar y vivir juntos víctimas y victimarios, ojalá y la derecha colombiana que es enemiga de los diálogos de La Habana pueda también aprender eso.

Publicidad