La defensa como función del abogado

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

Acaba de fallecer en París uno de los abogados mas sobresalientes pero odiado por el mundo profano del derecho. Nos referimos al jurista francés Jacques Vergès, quien dedicó su vida a la defensa de quienes no eran defensables y con su muerte fueron muchos los que vivos les hicieron llegar sus condolencias; un abogado que del estrado judicial hacía un escenario o proscenio de protagonismo.

Cada vez que realizaba una defensa atacaba el establecimiento o el sistema económico reinante y así muchas veces en África, Asia atacaba el establecimiento y en especial el sistema económico reinante como el colonialismo. Siempre aparecía en el estrado con un puro que fumaba en la mano, unas gafas claras y una sonrisa que se decía era irreverente o arrogante. Se afirma también por la prensa que reporta el hecho de la muerte del jurista que muchos secretos de sus clientes se llevó a la tumba.

Ese sentimiento anticolonialista se debió a que habiendo nacido en Tailandia cuando su padre era cónsul de Francia allí se unió a una vietnamita que fue su madre pero la república francesa prohibía los matrimonios interraciales y eso obligó a su familia a emigrar. Su carrera de éxitos se inicia en 1957 cuando defendió a un grupo de la liberación de Argelia acusados de terrorismo.

Casó con una revolucionaria condenada a muerte por el asesinato de algunos oficiales franceses. Para defenderla llevó el caso al conocimiento de la opinión pública y el gobierno francés no fue capaz de cumplir la sentencia; lo recuerdan también porque un día le dijo a la familia (1970) que iba de vacaciones a España y no regresó en nueve años. Alguien dijo que era asesor de un dictador asiático.

La seguridad francesa nunca supo realmente el rumbo del mismo, sagaz para perder a sus vigilantes. Hacía de la defensa un apostolado o mejor un ritual; alguien le preguntó por qué sus poderdantes eran grandes criminales de guerra, terroristas o genocidas y él contestaba que eso era como preguntarle a un médico porque trató a un criminal, alguna vez.

Una de nuestras fuentes de la Revista Semana le hizo una entrevista y señalaba que el hombre por muy malo que sea tenía derecho a la defensa y que él a su peor enemigo lo defendería inclusive al mismo Hitler, entre sus defensas famosas tenemos la de Klaus Barbie, el carnicero de Lyon, que durante la Segunda Guerra Mundial mandó a mas de 5000 judíos a los campos de concentración; otro fue Slobodan Milosevic, expresidente de Servia, llamado el carnicero de los balkanes y genocida en Kosovo; el chacal illich Ramírez Sánchez, con dos cadenas perpetuas en su contra al igual que defendió a la esposa del chacal otra terrorista como él.

Defendió también al camboyano Khieu Samphan, que como presidente de Camboya llevó a la tumba a mas de dos millones de camboyanos. reflexión de todo esto es que Colombia con la vigencia del sistema penal acusatorio ha creado el mas grande bufete de defensores que es la defensoría pública en que solo se pregunta si el indiciado tiene o no tiene medios de fortuna para defenderlo, partiendo de la base que la defensa es la función del abogado.

Más Noticias de esta sección

Publicidad