El carrusel

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

Se entera uno por diferentes medios de comunicación, sobre los últimos movimientos del llamado Carrusel de la Contratación, el desfalco, robo, orquestado de manera consciente, más grande del país por un alcalde, un senador, abogados de prestigio, concejales y funcionarios públicos.

Que la parálisis en la calle 26, originó la pérdida de 100 millones de dólares; que el exalcalde Samuel Moreno y su hermano Iván Moreno exigían 30 mil millones de pesos para, precisamente adjudicar el contrato de la 26; que el entonces presidente de la comisión de Presupuesto concejal Camacho, decidió hundir el proyecto de acuerdo del presupuesto de Bogotá, porque no le estaban dando lo que pedía; que al exsecretario de Salud le tocaba guardar fajos de billete hasta en el baño privado de su despacho.

Todos estos actos delincuenciales, de personas que dicen representar a la sociedad, son hechos que refuerzan la tesis, de que la corrupción es el cáncer que tiene el país. Por eso la nación no prospera, por eso no hay paz, por eso existe la apatía del ciudadano por salir a votar.

¡Hágame el favor! Pero como escándalo que se respete, tiene un reparto de lujo, dignos para merecer un Óscar de la academia, o para hacerles una novela colombiana, tan de moda que están hoy los canales en ensalzar a criminales.

La lista de actores es fina, a saber: Los hermanos Moreno Rojas, nietos del General Rojas e Hijos de la famosa Capitana; dos contratistas, Emilio Tapias, cuyos cantantes vallenatos lo nombran en cada toque vallenato como si fuera Dios, y Julio Gómez; abogados como Álvaro Dávila; El exsecretario de Salud, Zambrano, el excontralor Morales Russi; el expersonero Rojas Birry, y arribistas como Inocencio Meléndez.

Esperemos que la justicia actúe prontamente y que el castigo a todos estos señores sea ejemplarizante, para una sociedad fracturada y dolida, por un lado, y a otra parte que desea conseguir dinero rápido a cómo de lugar.

Ñapa 1. La cabeza de lista del partido Liberal, la merece con creces Juan Manuel Galán. Gran congresista, muy disciplinado y coherente con lo que dice y aplica. Sobre Serpa y Viviane Morales, ya es mucho lo que se ha dicho. Hace rato quemaron sus cartuchos en la actividad pública, estos seguidores de Samper y ahora graduados de antiuribistas (no podemos olvidar, que uno fue embajador de Uribe en la OEA y que otra estuvo metida en el tema de una reforma a la justicia que no hizo eco).

Ñapa 2. Valida la legitima aspiración de reelegirse del presidente JM Santos.