Prevención del delito antes que represión

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

Seguimos con el legado español de que justicia es cárcel y equivocación porque no todo se resuelve con cárcel a la usanza colombiana. La penología moderna conoce de otro tipo de pena que no es el encarcelamiento sino que se le considera una última ratio para ciertos delitos de cierta gravedad.

Hemos visto la declaración del jefe de servicios penitenciarios de Suecia, señalando el cierre de cuatro cárceles en se país por falta de clientes y la explicación sencilla es ésta: la escala de delitos en Suecia los divide en delitos graves y delitos menores. Para estos últimos, la pena por antonomasia es el trabajo social y en delitos de drogas sin mayor entidad se envía a estas personas a centros de rehabilitación donde deben asistir y llevar al juez certificación del tratamiento médico.

Por otra parte, la política criminal moderna es la de prevenir el delito antes que la represión de carácter latino y atosigar las cárceles donde el ocio predomina y se convierte la cárcel en un post grado de cultura tugurial (cartones virtuales) para cuando salgan ya tienen la debida experiencia de delinquir. Ahora que hay política de cuadrantes allí deben estar líderes de los barrios que ayuden en la lucha contra el delito, por cuanto muchos barrios en las ciudades de Colombia carecen de vigilancia y después de las seis de la tarde no se ve un policía por ninguna parte.

Desaparecido el Das que su función policial la hacía de civil, la policía debe tener un cuerpo de policías vestidos de civil; que se muevan en las ciudades y no solamente emplearlos como policía judicial ya que el C.T.I debe ser un cuerpo de investigadores de campo y otros de laboratorio.

No olvidemos que hemos dejado la investigación penal en manos de la policía y muchos de ellos no tienen el conocimiento y manejo de las actividades criminalísticas y además se toman una función de la fiscalía que es buscar únicamente las pruebas que acusan y no son o han dejado de ser investigadores integrales, que investigan tanto lo desfavorable como lo favorable.

Esa debe ser una de las reformas de carácter normativo a la policía judicial en Colombia porque se creen acusadores y no investigadores integrales que es su verdadera función policial. En Suecia y otros países la política criminal es de prevención.

Otra medida si queremos que la acción civil se siga ejerciendo dentro del proceso penal, es que debe ser un derecho premial para el que repare el delito. Pensemos en una pobre viuda con un cuadro de hijos, para ella es mas importante que el procesado repare el delito y no verlo metido en una cárcel que con eso no va a resolver los problemas domésticos de la familia. La cárcel mide la capacidad del Estado en su lucha contra el delito. El problema no es que haya delitos sino evitarlo o disminuirlo en un máximo.

Países como Estados Unidos, China, Rusia y Brasil tienen el mayor número de encarcelados y preguntamos se ha acabado el delito en esos países? de ninguna manera. Otros países como malta, Luxemburgo, Guyana francesa Guinea ecuatorial y djibauti son los países como menos cantidad de presos gracias a su política de prevención y rehabilitación. Este problema carcelario merece la mayor atención del gobierno en su política criminal antes de que sea una bomba de tiempo y demasiado tarde, para su confrontación.

Publicidad