Reforma de la justicia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]yahoo.com

Por mucho que digamos que son los hombres los que yerran y no las instituciones, sin embargo, creemos que hace falta una reforma estructural al sistema de justicia penal en Colombia y de la tentativa de reforma constitucional abortada, se debe escoger las instituciones que mejor convenga a los intereses del país pero no debe dilatarse mas esa reforma en lo fundamental.

Todos sabemos que la Constitución puede ser reformada por una asamblea nacional constituyente, el Congreso mediante acto legislativo o por un referendo.

Cual sería el camino expedito y celeroso que haga los cambios en lo fundamental. Por ejemplo, hay unanimidad en que deben suprimirse tanto el Consejo Superior de la Judicatura y la Comisión de Acusaciones de la Cámara. Personalmente creemos que la Sala Disciplinaria ha venido cumpliendo con su misión, pero la Sala Administrativa no se acomoda a los parámetros financieros modernos y menos que de lista de candidatos para ocupar la judicatura o la magistratura. No hay aciertos en esa escogencia en que no existe concurso de méritos ni la capacidad ética e intelectual de los propuestos.

Creemos que la forma de escogencia de los magistrados del Consejo Nacional de la Judicatura, no debe tener escogencia política o que un magistrado ande como el mico pasando de una Corte a otra. Cambiar una institución por otra por el solo nombre no lleva a nada.

Lo que hay que evitar es que los hombres sigan errando y aprovechando esas posiciones como bastiones de poder, pero algo que no se ha tocado es que los cargos de la judicatura y de la magistratura regional o de distritos no sea vitalicia, ya que no podemos estimular ese afán de pensionarse y muchos llegan a esos cargos pensando en las pensiones y otros estímulos económicos. Hay que darles la oportunidad a otros porque eso ayuda a la creatividad del derecho y evitar la aplicación de fallos robóticos.

Volver a periodos pasados y cada quien que se gane la reelección y porque dentro de la reforma constitucional una modificación del art 29 de la Carta en el sentido de que para efectos del ejercicio de la judicatura o de la magistratura regional se aplique en el momento de elección la duda institucional en favor de la institución de justicia y así evitar que muchos personajes conviertan la administración de justicia en un mercado persa.

En cuanto a la comisión de acusaciones de la Cámara debe extinguirse de un todo ya que se convierte en un organismo politiquero de administrar justicia. No hemos visto que esa entidad haya sancionado a un magistrado de las altas Cortes, o un alto funcionario de Estado con lo cual el mensaje de moralidad pública es nula. Con esas dos instituciones a nivel constitucional se puede hacer los cambios o supresiones del caso y todo lo demás por la vía normativa mediante la escogencia de un buen equipo de juristas.

Apreciado señor Presidente, Ud. no es abogado ni sufre los avatares de la justicia pero tiene un ministro cargado de conocimientos y experiencia que puede dar los pasos urgentes porque el país clama justicia pero no coyuntural sino de fondo y por la vía del referendo se puede hacer la reforma o supresión de las dos instituciones anotadas, el Consejo Superior de la Judicatura y la Comisión de Acusaciones de la Cámara, la primera reformándola y la segunda suprimiéndola.

Publicidad