Juegos Bolivarianos 2017

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Rafael Gónzalez Paredes

Rafael Gónzalez Paredes

Columna: Yo, el escribano

e-mail: [email protected]

Para muchos despistados o indolentes "Los Juegos Bolivarianos son un evento deportivo multidisciplinario que se lleva a cabo a nivel regional cada cuatro años entre las naciones bolivarianas que lograron su independencia gracias al Libertador Simón Bolívar. En las justas participan Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela".

La anterior es información que se encuentra en Internet. Pero para los samarios los juegos Bolivarianos significan mucho más. Es la mejor oportunidad en su historia reciente para forjar ciudad.

Es visionar combinar 500 años de la fundación de Santa Marta (2025) con unas justas deportivas (2017), que permiten lograr enormes recursos para refundar la ciudad. Sin duda con tacto y arrojo se lograría del gobierno Nacional el capital necesario.

Y en este país de dirigentes light que saben que pan y circo es sinónimo de buen gobierno, 'sueltan' el dinero necesario para unas competencias deportivas. Por un partido de fútbol el país se paraliza, asimismo expectantes cuando Catherine Ibargüen inicia su triple salto.

En efecto, 'soltarían' mucho más dinero que para un evento cultural como es celebrar 500 años de fundada una ciudad, porque a partir de la "Navidad" de 1492, continuamente en América alguna población tiene 500 años de fundada y es que los sucesos culturales se festejan con emotivos discursos y loas quinientos-añeros, construyendo bibliotecas, publicando libros que nadie leerá, erigiendo estatuas de mármol por aquí y por allá de personajes que muy pocos ciudadanos conocen sus logros.

Se convierte en un evento social, por lo tanto nos visitarán lagartos encopetados, damas que completan la 'pinta' con sombreros victorianos "Pa' la calor". Al tiempo que inauguraran monumentos, una que otra obra civil o carajadas similares y punto.

En tanto unas justas deportivas internacionales requieren la construcción de modernos estadios para albergar las 36 disciplinas deportivas en competencia en los XVIII juegos Bolivarianos.

No solo es la construcción de los escenarios deportivos, también las vías de comunicación para acceder a estos y un sin número de obras complementarias. No es remozar a Santa Marta en lograr cubrir las expectativas de los visitantes -aeropuertos, hoteles, destinos turísticos, amabilidad, etc.-

Pero como una son de cal y otras son de arena, quien sabe que vamos a hacer con los gamines, desechables, rateritos y similares. Recordemos que en Cartagena durante la Cumbre de las Américas desaparecieron como por encanto lo indeseable y dejaron solo lo deseable. "Dejaron a Dania", la prostituta contratada por agentes de seguridad made in USA. Esta niña, surgió. Dejó el anonimato.

Es la oportunidad para que empresas regionales 'surjan'. Recordemos que a raíz de los VI Juegos Panamericanos de 1971 celebrados en Cali, la empresa Rica Rondo surgió "al obtener el contrato para proveer con 40.000 libras de carnes frías a los participantes de este certamen. Antes era una empresa con apenas nueve empleados, una camioneta de reparto y una pequeña estructura". Pero sus productos cumplían con las normas requeridas.

Son muchas las oportunidades. Una de estas es que el mundo conozca que Santa Marta existe. Qué no es tan solo la ciudad habitada más antigua de Colombia, que en sus goteras el parque Tayrona a más de ser considerado en Europa como el segundo destino turístico más bello del mundo, en Cinto, una de sus ensenadas, fue levantado en 1502 Santa Cruz, el primer asentamiento en Tierra firme continental americana. Asentamiento desconocimos para muchos, pero similar a loros, repetimos de fundaciones posteriores como Santa María de Belén (1503), San Sebastián de Urabá (1509), Santa María de la Antigua del Darién (1510) y Acla (1515) por nombrar algunas.

De la misma manera es el momento de rendir homenaje a la india Matunna, nacida en 1502 primera mestiza de Colombia, acaso de Tierra firme continental americana. Hija de Juan de Buenaventura, marino al que Rodrigo de Bastidas, no se sabe por qué causa lo dejó en Santa Marta en 1501 (Aguado). Lo anterior ocurrió en nuestra playas hace 511 años.

Pero para lograr lo anterior debemos unir banderas en torno al alcalde Carlos Caicedo Omar. Es de inteligentes olvidar, así sea tan solo cuando convenga, así sea por instantes, odios, envidias, resentimientos, corrientes políticas, intereses personales.

Sin duda que Carlos Caicedo Omar es el mentor de esta gestión. Debemos tener presente que no solo gana Caicedo, si Santa Marta logra la sede, el ganador es la ciudad. Y si no se logra, no pierde Caicedo, pierde la ciudad ¡El momento llegó! Durante los días, el 8 y 9 de noviembre además del fuego Bolivariano, también estarán en Santa Marta los integrantes de la Comisión Evaluadora y los representantes de los países que hacen parte de la Organización Deportiva Bolivariana. En esos dos días tomarán la visión de escoger o descartar a Santa Marta, por lo qué estarán observando la ciudad y a sus gentes, -a nosotros-. "Alea iacta est", la suerte está echada.

Más Noticias de esta sección

Publicidad