Jóvenes de estrato 1, 2 y 3

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Franco Nazatte Martínez

Franco Nazatte Martínez

Columna: Comercio Exterior

e-mail: [email protected]

Hoy por hoy, la juventud colombiana tiene muchos deseos de prepararse sabiamente en el exterior para poder participar en este mundo global, pero los jóvenes de estratos 1, 2 y 3 no tienen la posibilidad de estudiar en otros países porque no poseen los medios o recursos suficientes.

Cuando ellos cavilan en aprender nuevos idiomas, efectuar un posgrado o una especialización en otros países, se ponen a pensar en lo económico, donde vamos a vivir y donde vamos a trabajar para cubrir todas las necesidades que se nos presente durante el estudio; mientras más suman los gastos para efectuar el viaje, paulatinamente se les pierde las esperanzas.

En la actualidad, un profesional que no sea bilingüe va a perder muchas congruencias de crecer y de tener un alto cargo empresarial. En el tema del segundo idioma se ha vuelto una obligación y los que más tienen oportunidad para estudiar, son lo que económicamente están bien para vivir plácidamente en el exterior.

Un impulso a un nuevo conocimiento académico, con iniciativas más económicas, seguras y con un alto índice de seguridad para aprender un nuevo idioma, es la lucha de la juventud colombiana, que busca la oportunidad de viajar al extranjero para estudiar y volver a su país con el propósito, de involucrarse en las grandiosas empresas nacionales y multinacionales que manejan el mercado global.

En el momento en nuestro país existen muchos programas educativos y culturales que brindan la oportunidad de conocer nuevas culturas, aprender un nuevo idioma y vivir en el exterior por un bajo costo, y al que todos podemos adherimos.

Jóvenes de 18 a 29 años, sin importar su estrato social, tienen la oportunidad de vivir una nueva experiencia en el país que más les concierna aprovechando dichos programas educativos y culturales.

Los programas de educación y cultura existentes en nuestro país son muy importantes, porque a través de los intercambios culturales existe la posibilidad de estudiar idiomas, posgrados y especializaciones en Alemania y Francia, por ser los países pioneros en las reciprocidades culturales.

La industria cultural se define como una excelente productora, reproductora que intercambia servicios culturales y al mismo tiempo cumplen un papel importante en la sociedad, como la radio, la televisión, el cine, la industria musical, la publicidad, los libros y los periódicos, por cuanto en estos aspectos se enlaza la economía comercial y el socio-cultural.

Los países desarrollados son los que han trazado hasta ahora los límites jurídicos para proteger sus iniciativas en la preparación del recuso humano.

En los casos de los tratados de libre comercio como, la comunidad Andina de Naciones (CAN y el Mercado Común del Sur (Mercosur), el tema de la preparación del recuso y el capital humano, se consideran esenciales para sus procesos de producción, la misma línea de la Unión Europea y Canadá, es un vehículo para reforzar el conocimiento tecnológico y alcanzar el incremento de la productividad y calidad para aumentar las exportaciones a escala mundial.

Ahora bien, la juventud colombiana, actualmente, no está adecuadamente preparada en el conocimiento de otros idiomas y en el campo tecnológico, no son competitivos para producir y reproducir muchos bienes provenientes de la industria cultural. Por lo tanto, es imprescindible que el gobierno de Colombia apoye a la juventud de escasos recursos para que pueda viajar al exterior, con el fin, de obtener más conocimientos tecnológicos y por supuesto, aprenda un segundo idioma, con el propósito de que ellos logren un trabajo digno en las empresas de su país o extranjeras situadas en Colombia.

Por último, el Gobierno debe examinar sus proyectos de educación y mirar cual es el más viable para que la juventud de ahora, se prepare acertadamente y pueda afrontar los grandes retos que les trae aparejado este mundo globalizado.

Publicidad