El fallo de La Haya

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

Llevamos mas de 33 años para que el esperado fallo de La Haya con Nicaragua se diera y contra ese fallo que le quita a Colombia mas de 75.000 kilómetros de mar territorial no hay recurso de apelación sino simplemente de interpretación y de revisión si se dan elementos nuevos.

El equipo de gobierno lleva más de ocho meses para dar con el recurso apropiado. Mientras Colombia en los 33 años han sido muchos los abogados teniendo en cuenta el perfil político del mandatario el país centroamericano de Nicaragua ha tenido un equipo sólido de abogados que conocen la temática y con buenas relaciones públicas en la ciudad de La Haya sede de dicha Corte.

Colombia en su historia republicana ha perdido tierras, primero a Panamá en 1903, luego parte el trapecio amazónico con el dictador del Perú Sánchez Cerro, posteriormente perdemos a Coquivacoa con Cipriano Castro de Venezuela y con el presidente Eloy Alfaro del Ecuador por poco perdemos a Nariño, que hoy sería la región Norte del Ecuador, pero ya está bueno y nuestros abogados deben ponerse pilas porque nada mas tienen dos recursos: interpretación y revisión del fallo.

Para efectos de la interpretación se estudia la inaplicabilidad del mismo, por cuanto no podemos olvidar que por el principio de Utisposidetis iuris de 1810 los límites que venían rigiendo con España colonial se respetaría y esa región del archipiélago pertenecía en 1810 a la Nueva Granada, lo que significa un antecedente histórico fuerte; el fallo entraría a desconocer una serie de tratados vigentes con Panamá (1976), Costa Rica (1977), con Honduras (1988) y con Jamaica (1993) lo que afectaría no solamente la soberanía nacional sino la de esos países cuyos límites fueron fijados por tratados públicos, igualmente el tratado Esguerra Barcenas de 1928 y no sería posible principios del derecho del mar como que una porción territorial como los cayos de Serrana y Quitasueño quedan aislados porque las aguas territoriales contiguas no le pertenecen y además fuera de desconocer fallos en contravía de esa misma Corte desconozca los derechos fundamentales de los nativos como el derecho a la pesca, el hábitat de los nativos y por otra parte el respeto, el derecho a una nacionalidad porque eso es como cambiar de nacionalidad a los nativos si quieren respetar al medio ambiente, para efectos de que el desarrollo de la región sea sostenible.

Dejemos atrás los errores y fallas de los actuales mandatarios nacionales y todos debemos ayudar con ideas y propósitos. El gobierno debe agotar con Nicaragua las conciliaciones a que haya lugar y que sea una zona internacional o binacional para ser explotada económicamente.

Publicidad