¡La condición para la Paz!

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Eder Ojeda Carranza

Eder Ojeda Carranza

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

En Colombia el proceso de paz que está en la mesa en La Habana, está condicionado a pretensiones de ambas partes, gobierno y Farc, sin embargo se pretende sacrificar la justicia colombiana por la entrega de las armas, en la llamada justicia transicional que le permitiría al grupo ilegal llegar al poder político por cuatro años en los órganos del Gobierno, como el Congreso, Banco de la República y Comisiones Asesora Internacional, sin ningún castigo por los crímenes de lesa humanidad

No obstante, hay que decir que lo que los colombianos no saben es que se están negociando más pretensiones a espaldas del pueblo en general, hasta que todo este negociado debajo de la mesa en el pacto, como ocurrió en Guatemala en las negociaciones con la guerrilla en los años 70’s, es decir que existen sustancialmente atributos debajo de la mesa, razón por la cual el Presidente Santos a condicionado su reelección a este proceso.

El cese al juego que se está condicionando en las mesas en Cuba, no significa el fin del conflicto armado como muchos ciudadanos creen, ya que hoy en Colombia la gente del común en los diferentes estratos socioeconómicos están preocupados por su seguridad en las calles o en su defecto el comerciante a que no le cobren "vacuna" como popularmente se le llama entre los ciudadanos que son vacunados por los grupos ilegales.

Sumado a este proceso hay que decir que es una negociación netamente política lo que está en juego en el proceso de paz para las cabecillas visibles de las Farc y no para todos los bloques que conforman a los 8000 mil hombres que hacen parte del grupo revolucionario. Debido a que si se llegara a una negociación de la entrega de armas, no todos los dirigentes de los bloques se someterían al llamado proceso de paz.

Tanto el Gobierno del presidente Santos, como las Farc se beneficiarían de esta entrega de armas y pasar a la vida política civil del país por parte de los dirigentes de concepción marxista como lo son los militantes de las Farc. Le daría la reelección a Juan Manuel Santos Calderón, para conseguir lo que Fukuyama llama en su libro del fin de la Historia "reconocimiento"; debido a que los seres humanos por encima del poder desean es un reconocimiento, como lo quiere lograr Santos en la actualidad; ya que toda su vida fue un hombre mimado de la elite burguesa y adinerada del país, que en palabras de Marx significaría que la familia Santos son los dueños de los medios de producción y del capital a escalas mayores en la sociedad colombiana.

Por lo anterior, es importante que los ciudadanos Colombianos conozcan a profundidad lo que se va a votar en el referendo que se va a someter a consulta popular, mediante la ley que se estará tramitando en el Congreso de la República durante el próximo mes, que permitiría poner a votar a los ciudadanos a favor o en contra de la Paz en las próximas elecciones de Marzo de 2014, sin una ampliación detallada y de fondo de lo que contiene las negociaciones reales pactadas a escondidas entre el equipo negociador del gobierno y las Farc hasta su finalidad, para que los colombianos sepan que es lo que votarán no de manera superficial sino real.

Publicidad