El hacinamiento carcelario

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

No podemos decir que sea culpa del Inpec ese hacinamiento en las cárceles del país. El legislador en gran proporción por dictar leyes antigarantistas que van contra la filosofía y el orden impuesto por la Carta del 91 y creer que la eficiencia y el españolismo mal entendido de que la persona si no va a la cárcel no ha habido justicia.

Ya vimos como las autoridades ambientales y de salud de Bucaramanga tuvieron que cerrar los patios 2, 4 y 5 de la cárcel de esa ciudad. No lo hizo un juez sino autoridades ambientales y de salud que también tienen competencia para sellar patios inhumanos o degradantes.

La pregunta que se hacia el Maestro Yesid Reyes Alvarado es patente: Nuestras cárceles están adecuadas para recibir a todos quienes deben estar en prisión? Y la otra gran pregunta: Si en las cárceles hay presos que no deban estar ahí? Entonces, la respuesta sería: si el hacinamiento es la falta de sitio o espacio para recibir a quien debe estar preso, entonces la única solución seria construir mas cárceles, que seria lo mismo que darles post grado a la delincuencia que se merezca estar allí.

La Ministra que viene del área eminentemente administrativa del Consejo de Estado se ha quedado atrás en darle un fundamento moderno al sistema carcelario que mira y entiende a la antigua. Ha mostrado su disgusto con los jueces que cierran cárceles porque según ella ponen a colapsar el sistema.

El brillante columnista Alfredo Molano Bravo, señala que la realidad carcelaria refleja la realidad misma del país y todo allí tiene su precio. No podemos seguir con esa cultura de que el Derecho Penal debe erigirse para resolver los problemas económicos, políticos, y sociales del país.

No olvidemos que la Carta del 91 estableció el sistema penal garantista y hoy hasta nuestro presidente Santos ha seguido en alguna medida dictando leyes antigarantistas, que hacinan las cárceles como política continuista del anterior gobierno, como por ejemplo la Ley 1652 de julio 12 de 2013 sobre entrevistas y testimonios de niños Debemos ir dividiendo los delitos en menores y graves y para los delitos menores penas alternativas como el trabajo social sin remuneración, la cárcel nocturna para que el interno labore en el día, el encarcelamiento de fin de semana.

No todo puede ser cárcel cuando ella es la mata del ocio. La política carcelaria debe estar en manos de personas que conozcan y dignifiquen el sistema y que no sea la cárcel un cuartel de post grados de la delincuencia como hasta ahora sin adecuados programas laborales y de educación, se esgrime.

Publicidad