La emergencia de la verdad

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Franco Nazatte Martínez

Franco Nazatte Martínez

Columna: Comercio Exterior

e-mail: [email protected]

En términos internacionales la economía de Colombia es pequeña y moderadamente abierta. Por esto sus relaciones con el resto del mundo ha sido de mayor importancia para definir sus rasgos estructurales y su dinámica en el avance técnico y de la fuerza de trabajo, estos han sido procesos dependientes, en buena medida, de las características y evoluciones del comercio exterior.

En Colombia a lo largo del siglo XXl los factores productivos, relativamente abundantes, son los recursos naturales y la fuerza laboral.

Respecto a la experiencia del capital humano. La experiencia se va formando por la repetición del trabajo que se viene almacenado en la memoria, por lo que son fuente de sensaciones, que permiten que la producción en las empresas sea más competitiva.

El empresario y el capital humano siempre deben actuar según sus experiencias mediante las cuales tratarán de evitar los resultados indeseados en la producción, que han sufrido en momentos anteriores.

El elemento fundamental que hará el proceso de producción más rápido es la palabra, por la cual favorece la emergencia de la verdad. Si expresamos la verdad podemos trasmitir nuestra experiencia y recibir la de otros, en una forma recíproca, para poder complementar nuestra experiencia en la producción.

La ausencia de la verdad en una empresa trae efectos desfavorables en la producción. El engaño debe ser eliminado con el fin de no obtener resultados crueles, y por lo tanto, es mejor obrar con la sinceridad y ésta a su vez se convierta en vías de acceso al conocimiento de una elaboración perfecta.

El poder del trabajador mora en su capacidad de actuar en el campo laboral. La persona actúa según los impulsos que recibe del exterior eliminando los impulsos desagradables y consiguiendo todos los agradables posibles para obtener un cambio en la estructura administrativa y productiva, lograr un alto nivel industrial, porque la industria es un motor de progreso y alcanzar un trabajo respetable, y más afinado.

Ahora bien, el conocimiento tecnológico en el capital humano es imprescindible, porque se propone a mejorar u optimizar la producción, para que responda de manera rápida a la voluntad o al capricho del consumidor.

La tecnología es el alma de la industria o de la empresa comercial, para nada sirve si sus productos no responden a la necesidad de los mercados internacionales.

Desde los primeros tiempos de la agricultura o desde fines de la Edad de Hierro, la industria ha tenido una tecnología o capacidad de transformar la naturaleza en un grado u otro.

Dicha herramienta, proporciona excelentes beneficios a corto plazo. Las ayudas que trae consigo son muy numerosas y ampliamente conocidas. Una mayor productividad con tecnología de punta proporciona grandes demandas y beneficios al desarrollo de la ecónoma empresarial y el aumento del Producto Interno Bruto (PIB) de un país.

Por lo tanto, es recomendable, que el capital humano en Colombia se encuentre adecuadamente preparado, con el propósito de aumentar y pulir la producción, y así, poder enfrentar el mercado global.

La gestión gerencial debe realizar grandes inversiones en el talento humano, diseñar procesos, estrategias, ajustar estructura y de entender que la tecnología es la que hace que se adquieran grandiosos objetivos.

Las industrias colombianas deben seguir perfilándose en su producción para incrementar sus exportaciones a nivel mundial, no sólo por los Tratados de Libre Comercio que ha negociado el gobierno de Colombia, sino con el fin de ubicarse en un excelente lugar entre las empresas más exportadoras de América Latina.

Más Noticias de esta sección

Publicidad