La importancia de John Locke

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Juan Echeverry Nicolella

Juan Echeverry Nicolella

Columna: Purgatorio

e-mail: [email protected]

Twitter: @JPEcheverry

La importancia de John Locke se remonta a su experiencia en el desarrollo práctico de la política inglesa. Fue parte del servicio diplomático y secretario de Lord Ashley (más tarde conde de Shaftesbury). Junto a él se desempeña en la política, no solo teórica, sino también empírica.

Proyectó la Constitución de Carolina, donde por primera vez se delimitan las ramas del poder público. Era activista político y miembro de la Cámara de los Comunes. Es justo en esa época cuando aparece el bipartidismo inglés, entre el partido "wigh" parlamentario, y el partido "thorie", realista.

Según Locke el poder reside en el conjunto de la comunidad social, es decir, en el Parlamento. El poder legislativo está localizado por encima de los otros, y así como los poderes están separados pero existe un control recíproco también es esto lo que genera un "checking and Balances" en los organismos de la administración.

El partido tory era absolutista. Predicaba el derecho divino de los reyes y la no resistencia al poder y voluntad de estos. El partido whig era solidario de una monarquía limitada y, sobre todo, de la autoridad del Parlamento. La iglesia anglicana se había situado al lado de los tories y defendió el poder real de los Estuardos. Así, pues, cuando triunfó la revolución, para sobrevivir tuvo que claudicar y conceder una extensa libertad religiosa.

La situación en los últimos años del reinado de los Estuardos era anárquica y arbitraria. Los tribunales del rey actuaban injustamente. En muchos casos. Los impuestos aumentaban progresivamente. La nueva clase social de comerciantes e industriales comenzaba a inquietarse, pues durante el reinado de los Tudor había actuado con independencia y conquistado puestos y riquezas. Cuando Shaftesbury fundó el partido whig, el ambiente estaba entonces preparado y su amigo John Locke estaba listo para influenciarlo en su doctrina.

La gran labor de Locke en su tiempo consiste en que proporcionó los principios abstractos para elaborar la doctrina de un partido político, ya existente, pero dotado ahora de una fuerte base teórica para afrontar el futuro. Lo que consiguió, no solo en su patria, sino en todo Occidente, fue algo formidable: el abandono de la vieja idea del derecho divino de los reyes y el definitivo triunfo del Parlamento, como legítimo representante del pueblo.

El pensamiento político de Locke ha perdurado en Inglaterra y en el mundo, pero también ha sido la semilla para una nueva ola de definiciones y términos que se desarrollan según la evolución de la política y sus contextos históricos.

Esos asuntos teóricos, igual que él, no han estado alejados de la práctica política y dan pie a debates entre los partidos políticos en todo el planeta. No olvidemos la importancia y la influencia del sistema parlamentario inglés y sus partidos políticos (mother of parliaments: la madre de los parlamentos) para el resto de occidente.

Incluso, definiciones de democracia hechas en pleno siglo XX muestran todavía rasgos de la doctrina de Locke. Un ejemplo sería la hecha por Sir Winston Churchill el 7 de Noviembre de 1909 en la Cámara de los Comunes:"La democracia bien entendida significa la unión de todos mediante el liderazgo de los mejores". Podríamos decir que Churchill presenta unas restricciones al concepto mismo de la democracia amplia en el sentido de Locke: descuidando la igualdad política de algunos.

En el caso de Locke fueron los poseedores, ¿quiénes serán los del contexto político de Churchull? ¿No es también la definición de Churchull sobre la democracia una teoría evolucionada por las circunstancias y el tiempo sobre el gobierno de la burguesía? ¿Quiénes son esos "mejores" que nos han estado gobernando en Colombia y cómo lo han hecho? ¿En realidad nos representan nuestros parlamentarios? La discusión del pensamiento político de Locke seguirá abierta mientras pueda analizarse al liberalismo racionalmente.

Publicidad