Nuevas tarifas de transporte, un premio a la inoperancia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Edgard Hernandez Murcia

Edgard Hernandez Murcia

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Lo digo quizás con pena y dolor por mi ciudad, Santa Marta tiene quizás uno de los sistemas de transporte público más inoperante en Colombia, es un problema histórico que tiene una gran complejidad y de la cual son cómplices sucesivas y permisivas administraciones distritales, quienes se caracterizaron por otorgar grandes libertades a empresas de transporte, quienes durante muchas administraciones rodaron con total libertad por Santa Marta, sin mayores controles dentro de la ciudad, omitiendo aquellas administraciones y esta que hoy nos ocupa su obligación legal de vigilar la prestación de un servicio público, como el de transporte urbano, el cual en mi humilde opinión uno de los servicios públicos más importantes, es que transportarse no es un fin por sí mismo, la gente no se monta a la buseta por el placer que genera transportarse, lo hace porque es el medio idóneo para acceder a los diferentes servicios dentro de una sociedad, transportarse es una consecuencia para la realización de otra actividad que puede ser el trabajo, la escuela, las compras, los negocios, las relaciones sociales.

Los desplazamientos diarios no se resumen al solo hecho de utilizar un determinado medio de transporte y pagar una tarifa, sino que para los usuarios tiene una finalidad última que es acceder al conjunto de actividades que se dan en una ciudad, de lo anterior se desprende lo fundamental que es para un ciudadano de a pie, el acceder a un sistema de transporte que satisfaga sus necesidades, si bien debo reconocer que las falencias del sistema de transporte público en Santa Marta son de orden estructural y sistémico, que requieren para su solución la implementación de un plan sumamente complejo, por las múltiples implicaciones y fallas que el mismo sistema tiene, Santa Marta necesita repensar su modelo de transporte público, diseñar uno nuevo, esto implica por supuesto primero un compromiso serio de la Administración de turno y de Los ciudadanos para exigir y aportar, por otro lado un esfuerzo presupuestal colosal, al parecer todo eso se está realizando con el amado por unos y odiados por otros "TUS", no obstante las proyecciones frente a ese ambicioso y sin lugar a dudas positivo proyecto, son bastante confusas, y nadan en un océano enorme de incertidumbre jurídica y administrativa, sin embargo el objetivo de este breve pensamiento no es referirme a lo que podría llegar a ser Santa Marta con El " TUS", o si el Alcalde Caicedo ( por quien vote, y volvería hacerlo) está comprometido con el desarrollo de la Ciudad a través del Famoso "Transporte Urbano Samario", este pensamiento va dirigido a lo que es el Sistema de Transporte Publico Hoy! y a lo que podría ser si del Alcalde se percibiera una actitud más dinámica, firme y directa hacia los transportadores, es que quizás el no conozca de primera mano lo humillante que resulta subirse a una buseta, digo buseta…. Mini-buseta, chatarras rodantes, operadas por conductores que más parecen pilotos frustrados de Fórmula 1 (Que se cuide Fernando Alonso, tiene competencia en la tierra del pibe), que conductores de un transporte público, quienes en constantes combates entre sí, luchan diariamente por declararse victoriosos en la infame y estúpida Guerra del Centavo, quienes responden iracundos cuando uno humilde usuario del servicio que les da de comer les reclama y exige respeto, que no olviden que transportan personas no animales de granja, y que decir de las rutas que recorren las busetas en Santa Marta? Absolutamente insuficientes! Y ni hablar de los horarios sin lugar a dudas se podrían extender, muchas personas en diversas rutas deben apelar a un taxi, porque a las 10:00 pm o 10:30 pm no es posible acceder a una buseta, indudablemente todas estas falencias ha incidido fuertemente en la aparición de fenómenos como el mototaxismo, el gran problema de la movilidad en Santa Marta, al menos eso dicen en la Administración Distrital, personalmente discrepo, el mototaxismo es la consecuencia obvia de la inoperancia de un sistema fallido, no es que apadrine el mototaxismo, creo que si lo que se busca es disminuirlo la solución radica en mejorar el Sistema de Transporte, en orden de que la demanda de medios de transporte informales disminuya, ahora yo me pregunto porque el Alcalde como máxima autoridad del distrito, quien además ostenta una personalidad tan dinámica y efusiva en algunas cosas, no les exigió a los transportadores al momento de considerar este infame aumento en las tarifas, por ejemplo que mejoraran sustancialmente sus servicios, que dejaran de poner en riesgo la vida y tranquilidad de los pasajeros, convirtiendo las deterioradas y congestionadas calles de mi Santa Marta, en su improvisado circuito de Formula 1, porque todo ese dinamismo que lo ha caracterizado, esa combativa actitud que resplandece en cada alusión publica que realiza, ese magnánimo interés por los menos favorecidos, que resume en una sola frase, en un solo modelo de ciudad "Ciudad equidad", porque no exigirles a los transportadores un mejor servicio ¿ quién más adecuado para hacerlo que él? O será acaso que el alcalde ignora la aplastante realidad, que padecemos los samarios de a pie cuando intentamos subirnos a una buseta o será ¿que es víctima de una elaborada dramaturgia, para ocultarle la realidad?

En caso de que algunas de esas sean las razones de tan infame, irrespetuoso, absurdo aumento del pésimo servicio de transporte, Sr Alcalde lo invito a que suba conmigo en hora pico a cualquier buseta de la ciudad, en cualquier ruta para que deguste un poco de la realidad. No se preocupe yo pago los $2.800 pesos.

Publicidad