La explotación sexual comercial

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Franco Nazatte Martínez

Franco Nazatte Martínez

Columna: Comercio Exterior

e-mail: [email protected]

El turismo es una de las mayores industrias mundiales, según la Organización Mundial del Turismo. Se estima que este factor recreativo emplea a más de 250 millones de trabajadores en todo el orbe, genera cerca de 11% del PIB mundial, y establece alrededor de un 13% de los gastos de consumo. 

Favorablemente, el turismo ha llevado a muchos países a desarrollar reglas y principios orientados a la protección del medio ambiente y de los seres humanos. Hoy, el turismo sostenible atiende a las necesidades de los turistas y de los pobladores de la regiones receptoras, pero al mismo tiempo se impacientan por proteger y promover las oportunidades para el futuro, con el propósito, de satisfacer las necesidades económicas, sociales y estéticas, respetando al mismo tiempo la integridad cultural, los procesos ecológico esenciales, la diversidad biológica y los sistemas que sostienen la vida.

En este aspecto, la Organización Mundial Turismo desde hace muchos años ha venido estableciendo normas y códigos de ética, protectores de los ecosistemas y últimamente, a la dignidad de los seres humanos.

Ahora bien, como existe el turismo encaminado a la protección de los seres humanos, también existe un turismo de explotación sexual infantil, denominado "turismo sexual infantil", este envuelve la explotación sexual por parte de turistas adultos, de menores de edad, ya sea en el extranjero o por tráfico interno dentro de los países (de una ciudad a otra) es uno de los aspectos de la explotación sexual comercial de la infancia más visible a nivel mundial.

Para muchas personas resulta muy extraño, que el turismo pueda tener algún tipo de vinculación con prácticas tan inhumanas como la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes, pero, la realidad nos ha demostrado que en países cercanos al nuestro, donde la pobreza y la exclusión también son epidémicas, los niños, las niñas y adolescentes se convierten en víctimas, no solo de turistas nacionales y extranjeros, sino también, de pobladores locales que los tratan como mercancía (explotación sexual comercial) y los someten a la más grave violencia de los derechos humanos.

Para la prevención del tráfico de personas y la explotación, fundamentalmente de niños y niñas, es imprescindible la educación y el fortalecimiento personal, institucional y comunitario, y la participación de los gobiernos, de la industria del turismo, ONG, medios de comunicaciones, de los propios turistas, de los niños y niñas y de tú y yo.

Todos debemos asumir el compromiso de proteger a la niñez contra la explotación sexual comercial. Esta práctica es verdaderamente intolerable para toda la humanidad.

A pesar de que este camino es espinoso, pero el llamado de los niños, niñas y adolescentes víctimas de toda forma de violencia y explotación sexual, de lo cual todos somos responsables (familia, Estado y sociedad), debemos encontrarnos para realizar una tarea para proteger la dignidad de todos los niños colombianos, y la vigencia plena de sus derechos, esto no admite ningún tipo de renuncia.

La explotación sexual comercial de los niños es un problema de extensión internacional por la creciente disconformidad entre los países desarrollados y en desarrollo y la mundialización de los medios de comunicación y las nuevas tecnologías que permiten la transmisión instantánea de información.

Por lo anterior, se requiere una participación más eficaz del sector privado a nivel internacional para combatirla.

Es imprescindible, la puesta en práctica de los instrumentos internacionales de protección a los derechos de los niños y las niñas, y el desarrollo de legislación específica para sancionar a los explotadores sexuales y a quienes faciliten sus actividades, el poder de la ley debe caer sobre ellos, penalizándolos fuertemente.

En Colombia la Asociación Nacional de Agencias de Turismo (Anato), suscribió, recientemente, un documento mediante el cual, se comprometieron a erradicar la explotación sexual infantil asociada con el turismo. Me parece muy importante este documento, esperemos que esto se cumpla cabalmente.

Para garantizarle un pleno y armonioso desarrollo a la población infantil, se requiere, que esta crezca en condiciones favorables, en el seno de la familia y de la comunidad, en un ambiente de comprensión, armonía, felicidad y paz.

Más Noticias de esta sección

Publicidad