Vuelta a Colombia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alvaro González Uribe

Alvaro González Uribe

Columna: El Taller de Aureliano

Web: http://eltallerdeaureliano.blogspot.com

Se corre por estos días la Vuelta a Colombia en bicicleta y son cientos los recuerdos que muchos colombianos tenemos de este evento. Reñidas carreras, nombres, cálculos, anécdotas y sitios geográficos que nos ponían a vibrar por medio de la radio. Los tiempos cambiaron y la Vuelta ya no despierta ese fervor popular de antes, pero se sigue corriendo cada año sin falta, con pulcra organización y alta competitividad.

Nombres como el gran Cochise, Javier Suárez, Álvaro Pachón y Rubén Darío Gómez, entre cientos más, evocan gestas, esfuerzos, victorias y derrotas que los colombianos vivíamos como si fueran propias.

Por cuenta de las transmisiones radiales de la Vuelta a Colombia muchos colombianos supimos que existen lugares como el alto del Tigre, de Minas, de La Línea, de La Tribuna, el Páramo de Letras y otros premios de montaña, así como decenas de municipios antes no conocidos o poco escuchados, ya fuera como finales de etapas o pasos obligados.

Parte fundamental fueron y son locutores y comentaristas, como el pionero Carlos Arturo Rueda y luego otros como Darío Álvarez Rodríguez, Alberto Piedrahíta Pacheco, José Antonio Churio, Rubén Darío Arcila, Héctor Urrego y el mejor de todos para mí: el inolvidable Julio Arrastía Bricca -la Biblia o el Viejo Macanudo- con sus carruseles (estos buenos) y comentarios de todo tipo, incluso extraciclisticos.

Cuando se corría la Vuelta a Colombia era común ver en calles, oficinas, fábricas y colegios a la gente concentrada con su "transistor" pegado a la oreja. Algo similar a lo que pasa hoy con los celulares.

Las rivalidades por departamentos estaban al orden del día, especialmente entre paisas y bogotanos, con el desequilibrio que siempre marcaron a favor de los primeros dos monstruos como Ramón Hoyos y Cochise.

Eran comunes los cariñosos y ocurrentes apodos entre los cuales primaban los de animales (dejo a los lectores su nombre real como ejercicio...) tales como el Tigrillo de Pereira, el León del Tolima, el Potrillo de Don Matías, el Escarabajo de la Montaña, la Mula, el Cóndor, Condorito, la Hormiga Santandereana, el Leopardo Santandereano, el Águila, el Pollo López, el Gallo de la Montaña, el Toro Camargo, el Gato (Arias, de Santa Isabel y Félix), Pajarito Buitrago, la Pantera, el Zorro, el Sardino Gutiérrez, el Chivo, el Cabrito de Barichara y el Topo Chamarro.

Había otros apodos de diversa índole, como la Bala Vallecaucana, el Convoy de los Ojos Verdes, el Jardineritode Fusagasugá, el Rubio de Ramiriquí, el Niño de Cucaita, Don Coraje, el Polaco, Cacaíto, el Tomate Agudelo, Cebollita Cárdenas, el Jet Antioqueño, el Jumbo Cárdenas, el Ñato Suárez, el Monarca Vallecaucano, el Cometa Mejía, el Rey Arturo, el Profesor, el Soldado Palacio, el Carnicero, el Príncipe Estudiante, Pinocho, Escobita Morales, Calambres Puerto, el Diablo, el Ferreterito, en fin.

Mi ídolo siempre fue y será el gran Cochise. Su última victoria en una Vuelta estuvo rodeada de dramatismo, llanto y valentía. En la etapa final, durante lacuesta de Honda hacia Bogotá le dio la pálida que llaman, y el Ñato Suárez, gran trepador, lo dejó regado en la carretera. Se especuló incluso que Cochise había tomado alguna sustancia para doparse porque era una etapa que se sabía no le era favorable por el ascenso.

Hace ocho años Cochise, siendo concejal de Medellín, fue a mi oficina a alguna diligencia inherente a su cargo y al mío, y entre charla y charla le pregunté por la verdad de aquel episodio. Me contó todo con pelos y señales, eufórico y alegre como ha sido siempre: Se había comido un plato grande de frijoles con chicharrón en Honda el día anterior y no pudo dormir por el daño de estómago. Eso me dijo y yo le creo.

Bueno, ahí vienen los ciclistas y me voy a verlos, porque… "…Parece que ya se acercan / los paisas en caravana / Hoyos, Mesa, Gil, Pintado / y el Gallo de la Montaña…".

Embalaje: En la costa Caribe no era ni es tan popular el ciclismo como en el interior del país, sin embargo, me cuentan que solo un ciclista samario terminó una Vuelta a Colombia, ¿saben los lectores su nombre?

Más Noticias de esta sección

Publicidad