Algunas consideraciones constitucionales

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

Concordando esta columna, con la actualidad nacional, debemos señalar que la Constitución de 1.991, tiene joyas que recalcar entre ellas la tutela que permite a los ciudadanos reclamar de las autoridades públicas, el respeto por los derechos fundamentales y al igual que la acción de tutela sirven a la comunidad, acciones como la popular y la de cumplimiento.

Pero, incuestionablemente, la creación de la Corte Constitucional ha servido al país para orientar la ruta de la aplicación de nuestra Constitución Política, que constituye una norma de normas y una ley de leyes, de carácter obligatorio para todo ciudadano nacional o residente en la República.

Todas la áreas del derecho la hemos constitucionalizado, y como núcleo el respeto por el debido proceso en todas las actuaciones judiciales y administrativas. La Corte Constitucional, ha estado permeada de los embates politiqueros y muchos de sus fallos han constituido una pedagogía constitucional para los habitantes.

Por ejemplo sobre el matrimonio igualitario, ha dado permiso a los notarios para autenticar los contratos que de allí surjan, dentro de consideraciones respetuosas de un estado laico y ajustado a la moral social que preconiza la Carta.

Hemos visto cómo en el actual momento actuando cómo legislador negativo, ha sacado del torrente jurídico de la seguridad social, aquellas pensiones que sobrepasan 25 salarios mínimos legales mensuales vigentes, y a partir de julio es una realidad que cumplir por todos los nacionales, ya que el carrusel de las pensiones, se había convertido en el país en un negocio, y alguien recibía un chance de unos meses en el Congreso, y de contera salía por lo menos con una pensión de 22 millones de pesos, afectando el bien común y en ese rasero estaban los altos magistrados de la Corte y los generales de la República, sentencia esta que el país ha mirado con buenos ojos, puesto que se prestaba ese juego para la corruptela. Igualmente en materia de tutelas la Corte Constitucional, ha dado buenas lecciones de convivencia y de respeto por el derecho ajeno y la diferencia.

Por ejemplo en estos días, la Corte ha recriminado a universidades y docentes universitarios que hablan de "trato negrero" o de trabajo para negros", lo que a juicio de la misma, implica una discriminación de valores y ya se oyó el tate quieto recriminatorio.

Con anterioridad, un colegio que se hacía llamar Normal para Señoritas, fue entutelada por la Corte, por cuanto se le estaba negando el derecho a la educación a una joven que jugando con el novio había quedado embarazada y se consideraba que se ofendía la población educativa del plantel.

Dictaminó que el derecho a la educación estaba por encima de su condición personal y muchas otras sentencias que han venido innovando en el progreso de nuestras instituciones, pero qué decir de la comisión de absoluciones llamada constitucionalmente de acusación, que es el mayor monumento a la impunidad de este país y porqué no decirlo el cáncer de la justicia colombiana ya que el juzgamiento de altos magistrados, ex gobernantes y otros se lo estamos dejando a un cuerpo político y elegido políticamente.

Lastimosamente en la reforma constitucional abortada estaba la abolición de dicho organismo, pero que volviera a reinar nuevamente. Ya es tiempo que el gobierno con un grupo de expertos reflexione sobre la necesidad de hacer los ajustes necesarios a la Carta sobre si esta comisión debe seguir o ser reformada y allí poner verdaderos magistrados que apliquen la justicia que se merezca quien haya infringido la ley y mas grave cuando esa infracción se comete por personas de alto nivel.

Más Noticias de esta sección

Publicidad