Pipe, el esteroide de moda

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Germán Vives Franco

Germán Vives Franco

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Dos personajes muy conocidos hicieron uso de esteroides por distintos motivos. El primero los utilizó para arroparse con la inmortalidad y la gloria reservados solo para las leyendas, y el segundo para engañar a todo un pueblo.

El primero intentó sobrepasar los límites humanos, de un ser ya de por si superdotado para los deportes, mientras que el segundo logró que su pueblo lo creyera curado mientras un cáncer agresivo le robaba la vida. Estos personajes son Lance Armstrong y Hugo Chávez.

Los esteroides mejoran exponencialmente el rendimiento de las personas más allá de sus posibilidades naturales. Analógicamente hablando, el Pipe, Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo, es un esteroide.

Ante la evidente desaceleración económica, Santos decidió que lo recomendable es un tratamiento intensivo de esteroides.

Uno de los ejes del Pipe, es que el peso colombiano se aprecie frente al dólar hasta alcanzar un valor cercano a los dos mil pesos por dólar. Un dólar fuerte haría que los precios de nuestros productos fueran más baratos, lo que sería positivo para los exportadores.

Por otro lado, los alivios parafiscales que se le darían a las empresas reducirían los costos laborales de las mismas obteniendo así una mejor rentabilidad operativa.

También nos informaron, que ahora si es en serio que arranca lo de la infraestructura, lo que sumado a otras medidas tales como impulsar la construcción de viviendas, créditos, mano dura con el contrabando, reducción de tasas de interés, deberían ser suficientes para darle un "impulso" a la economía colombiana.

Estamos frente a una política monetaria expansiva tremendamente agresiva, que sin duda alguna tendrá algunos efectos positivos, por lo menos lo suficiente para que Santos sea reelegido. Por el momento, de parte de la mayoría de los gremios solo ha habido lluvia de aplausos para Pipe. No obstante, algunos han expresado reservas sobre la habilidad del gobierno para cumplir.

Con todas estas medidas los colombianos van a tener dinero, relativamente barato a manos llenas, y la idea es que van a consumir. ¿Consumirán nacional o importado? Es sabido que el impulso a la construcción es una forma efectiva de reactivar las economías. Entre viviendas e infraestructura se deberían crear miles de trabajo, pero tristemente la mayoría de estos serán poco calificados y temporales.

Comparto la idea de que hacen falta estímulos para reactivar la economía, pero me preocupa que el Pipe tenga poco impacto en los problemas estructurales causantes de la baja productividad del trabajador y de las empresas colombianas. El Pipe es un paliativo temporal más no una solución real, y lo que no se soluciona se sigue deteriorando. En este escenario, nos parecemos a Chávez y no a Armstrong.

Casi nada de los propuesto logra por el Pipe logra que el trabajador y las empresas colombianas aumenten sustancialmente su productividad. Economías y empresas productivas no necesitan de manipulaciones coyunturales tipo Pipe para ser globalmente competitivas.

Verdaderos avances en productividad se logran cuando un trabajador produce, por decir algo, diez pares de zapatos por hora y no uno. Por el lado de los costos, es imperativo reducir los costos del transporte de carga y de la energía. En síntesis, el problema real no es el costo laboral o la tasa cambiaria sino la baja productividad del trabajador colombiano y los altos costos de producir en Colombia por las razones ya aducidas.

Si el asunto es que los colombianos tengan plata para gastar, Santos debería exigirle a sus amigos banqueros que reduzcan significativamente los intereses que cobran a los consumidores, tal como lo ha sugerido el ministro Cárdenas, y así la mayoría del Pipe saldría sobrando.

He observado que los banqueros son los supermillonarios de los países con mayor desigualdad social, mientras que los supermillonarios de los países desarrollados, han hecho sus fortunas valiéndose del talento humano, la innovación y la creatividad. Para tener en cuenta como métrica.

De Santos sabemos que los planes de choque de su administración por los pasados tres años han sido muy exitosos; no en vano hay muchos sectores estrellados y a punto de desaparecer. El esteroide Pipe solo nos dará un impulso de corto vuelo, y ¿después qué?

Santos será nuevamente presidente, y el Pipe habrá cumplido su cometido.

Más Noticias de esta sección

Publicidad