Orgullo samario por desempeño fiscal

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alejandro Arias Cañón

Alejandro Arias Cañón

Columna: Punto de Encuentro

e-mail: [email protected]

Orgullo puro fue el que sentí cuando escuché a mi alcalde, Juan Pablo Díaz Granados, informar a la prensa local que somos la mejor y primera capital de la costa Caribe colombiana en materia de desempeño fiscal, que Santa Marta es distinguida como el mejor ente territorial del departamento del Magdalena en desempeño fiscal, que de entre los 1.101 municipios que conforman nuestra amada patria, mi adorada ciudad ocupó el puesto 31, gracias al responsable y cuidadoso manejo de la cosa fiscal de nuestro valorado Alcalde.

Orgullo puro, como el oro macizo; saber que nuestra ciudad tiene uno de los mejores desempeños fiscales del país no obstante, que una voraz enemiga de la Administración Distrital, seguramente amiga del tinterillo endemoniado, llamada Ana Lucía Villa Arcila, directora General de Apoyo Fiscal, diga en una horrenda resolución cosas terribles con las que quiere empañar el magno logro.

Sostiene la desalmada amiga del tinterillo, en la Resolución N.° 1918 del 8 de julio de 2010, que en dos visitas de monitoreo a los recursos del Sistema General de Participación practicadas a dos importantes sectores de la administración, educación y salud, fueron detectados graves eventos de riesgos en el uso de esos recursos fiscales.

Se precisa en la mencionada resolución que en los sectores de educación y salud se hallaron los siguientes eventos de riesgos, así: "9.1 no envío de información conforme a los plazos, condiciones y formatos indicados por el Gobierno Nacional, y/o haber remitido o entregado información incompleta o errónea; 9.4 cambio de destinación de los recursos; 9.7 registro contable de los recursos que no siguen las disposiciones legales vigentes; 9.10 no publicar los actos administrativos, contratos, convenios e informes, cuando la ley los exija; 9.17 Suscripción, modificación o ejecución de contratos cuyo objeto o actividades contractuales no aseguren la prestación del servicio en las condiciones definidas por la normatividad vigente, no cumplan con los fines para los cuales están destinados los recursos, o no aseguren el cumplimiento de metas de continuidad, cobertura y calidad de servicios; 9.18 aquellas situaciones que del análisis de la información obtenida en cualquier tiempo, resulta de inminente riesgo para la prestación adecuada del servicio, el cumplimiento de las metas de continuidad, cobertura y calidad en los servicios, o constituya desviación, uso indebido, ineficiente e inadecuado de los recursos del Sistema General de Participaciones".

Lo peor del caso es que osó, la mencionada señora, decir en su resolución que todo eso estaba probado.

Con el claro propósito de empañar la más notable noticia de desempeño fiscal de la historia de nuestra ciudad, sostuvo en dicha resolución, que tenía pruebas de celebración de contratos que incumplían los preceptos contenidos en el Estatuto de Contratación.

Y habla entonces de un contrato interadministrativo por valor de 2.477 millones de pesitos suscrito con la Fundación para el Buen Gobierno (que no es la del señor presidente Santos) para la compra de libros, material didáctico, pupitres, computadores, software y licencias sin que se hubiere celebrado licitación pública.

Cómo así, que la ciudad con el mejor desempeño fiscal de la costa Caribe no podía contratar a dedo esa bicoquita de centavos.

Dice esta señora, que el contrato N° 270 de julio 9 de 2009 es irregular dizque porque no existe en la normatividad vigente autorización para financiar con recursos del Sistema General de Participación actividades de simulacro o compra de libros o cartillas para preparar a los estudiantes en las pruebas del Icfes; ¿qué es eso, acaso no sabe esa señora que gracias a nuestro querido Alcalde hoy Santa Marta detenta el segundo mejor Icfes del país? y todo gracias a esta maravillosa contratación, además sólo se gastaron miserables 590 millones de devaluados pesos.

Cómo es ese cuentazo de la señora Villa Arcila que hay riesgos en la salud. Carambas si las cosas están tan bien que el Alcalde incluso modificó el acuerdo de acreedores y destinó, con aprobación del Concejo, la platica de los recursos propios de la salud para el Sistema Estratégico de Transporte Público; precisamente porque las cosas están a las mil maravillas. Carajo, sino pregúntenle a los concejales de las mayorías.

Quién le va a creer a esta señora el cuento de que los contratos celebrados por el extinto Departamento Administrativo de Salud - Dasd y los efectuados, desde su operación, por la Secretaría Distrital de Salud no han sido liquidados y que por cuenta de semejante embeleco de cumplimiento fiscal se tengan enredados pichurrias 3.386 milloncitos.

O quien le va a creer ese petardo de información que el Distrito debe a la fecha 5.281 millones de pesos disque porque no se giraron las platicas de la contratación del régimen subsidiado de salud desde el año 2007; y que por otro lado, en procesos ejecutivos se deben 25.418 millones por el no pago de servicios de salud y deudas del régimen subsidiado. ¿Y es que acaso la salud de los pobres puede costar tanto?; caramba, que descaro que le exijan al Alcalde que pague semejante desperdicio de plata, sobre todo si es para atender pobres no cubiertos por subsidios!

No me cabe dudas que esta señora Villa Arcila debe ser amiga del arquitecto varado del Rodríguez que seguramente anda soñando con volverse talibán para tumbar aviones, así estén aterrizados; y en mala hora sacan resoluciones perversas y mentirosas.

Tan mentirosas que mi enorgullecido Alcalde ni siquiera les prestó atención. Si, con la hidalguía de los verdaderos estadistas ni se notificó ni recurrió a esas malsanas y atrevidas acusaciones.

Bendito sea el señor, que el Departamento Nacional de Planeación sacó esos maravillosos resultados del manejo fiscal. Porque con eso están resueltas las nimias dificultades de inundaciones, hambre, alcantarillas rebosantes, servicios públicos colapsados, inseguridad, entre otros de las que se quejan tanto estos desagradecidos samarios!