Santos el presidente de la paz

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Carlos Rojas Centeno

Carlos Rojas Centeno

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Hace un par de días un compañero de la universidad me relataba la rabia que tenía con el ex-presidente Álvaro Uribe, "no soy de izquierda, ni de derecha ni mucho menos santista, pero es que Uribe cree que él fue la única víctima del conflicto armado, yo perdí a mi tío, y otros familiares más en La Guajira, ya por eso no debo pensar que la salida al conflicto es por la vía armada y no la del diálogo, existen otros medios y la forma de humanizar al mundo son por las vías de la educación y la academia aunque muchos así no lo consideren".

Por primera vez en sesenta años de lucha armada, es notorio un verdadero diálogo de cese al conflicto, conversaciones que pueden tener muy buenos resultados, los colombianos estamos cansados de ver como partes del territorio nacional son víctima a diario de la violencia; independientemente de que los enemigos de la reconciliación estén a diario atacando por lo medios posibles para sabotear las negociaciones, es vital e importante brindarle al gobierno actual todo el apoyo posible para generar confianza y se puedan dar un verdadero proceso político alejado de la selva y las armas y se logre que las Farc abandonen la lucha armada y que sus pensamientos, ideales y aspiraciones se materialicen por las vías democráticas.

Si hubo humo blanco en la ciudad del Vaticano y eligieron por primera vez en la historia un Papa latinoamericano, por qué no lo puede haber en La Habana y se firme no solo un proceso de paz sino, que se lidere una verdadera reforma agraria que saque al agro de la crisis alejada de todo trasfondo político y de la burocracia.

Sin temor a equivocarme Santos será el presidente de la paz, bajo su gobierno se firmará el cese al conflicto y si nos toca jugarnos por su reelección lo hacemos, es el mejor camino, la mejor opción; el miércoles pasado en el departamento de Risaralda el presidente dijo que "abandonaría el gobierno cuando en Colombia pueda decir tenemos paz" estas palabras dejan abierta la posibilidad para aspirar a un segundo mandato y el deseo de que en Colombia se firme un verdadero proceso de paz.

Los diálogos no son ordenados por el terrorismo, son diálogos que atienden a las exigencias nacionales de conseguir la tranquilidad y la paz, aquí no se le perdonará nada al terrorismo, aquí habrá una paz sin impunidad, vamos por el camino correcto y no nos detendremos por tesis obsoletas de acabar con el conflicto con mas conflicto, de guerra con mas guerra.

Dentro de la dinámica de negociación es bien visto que se inviten a la mesa de diálogos a los representantes gremiales de los distintos sectores del país para que las conversaciones involucre no solo a dos parte Farc-gobierno, sino por el contrario la mesa reúna múltiples partes y se puedan representar los intereses de todos los sectores, los colombianos no podemos seguir equivocándonos, debemos hacer oídos sordos a los insultos de los enemigos de la reconciliación y el diálogo y decirle que vale la pena sacrificarse por la paz, al presidente Santos le digo que no solo es ser el cesar sino comportarse como tal, y el papel de presidente requiere muchas exigencias que con su equipo de trabajo pueden ser cumplidas pero se requiere transparencia compromiso y poca burocracia cosas que en este gobierno se ven poco.

Publicidad