El derecho a la educación

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

La educación además de ser un derecho, constituye una forma de la cultura. Cada pueblo busca una cultura y esa cultura se fundamenta en la educación. Ya los griegos exaltaban la educación como instrucción y mandaba que el que recibía instrucción debía instruir a los demás dentro del proceso cultural que se acota.

La formación académica de la sociedad constituye un proceso cultural y fundamental para la formación de líderes sociales, que tanto necesitamos en una sociedad huérfana de liderazgo y surge el caudillo que tanto daño ha hecho a estos pueblos latinoamericanos donde el caudillismo es una planta silvestre. La Constitución de 1991 se preocupa en gran escala por la educación del pueblo, porque un pueblo educado es un pueblo que piensa y sabe escoger a sus dirigentes y da pena ver en las corporaciones públicas personas que llegan allí sin ninguna preparación y apropiados de una subcultura.

Con fundamento en la Carta de 1991, el legislador ha avanzado en la reglamentación de ese derecho y en su desarrollo se han expedido las leyes 115 de 1994, relativo al Sistema Nacional de Educación y de la Ley 30 de 1992, para regular el sistema nacional de educación superior, pero respondiendo la normatividad jurídica a la dinámica propia de los tiempos dichas leyes se han quedado rezagadas y es tiempo de que los expertos con la mayor objetividad y por encima de los intereses particulares se siga avanzando en esa normatividad y se fijen reglas claras, por ejemplo con el caso de las competencias y exámenes de Estado que comulguen en lo posible con el aprendizaje y el deber ser para no quedar por fuera del contexto y evitar que a cada rato estemos cambiando las políticas a seguir en ese campo.

La oralidad es un sistema que se impone y entonces debemos reforzar la argumentación o reformamos las reglas de la gramática si queremos instituir escritores. La oralidad y la escritura deben ir de la mano y da tristeza cuando los exámenes son escritos ver una letra que olvidó la caligrafía Palmer y el profesor debe estar adivinando lo que se escribió para entender el sentido del texto. Estamos frente a una universidad policía que quiere establecer reglas fijas que impiden la creatividad del estudiante.

El niño es creativo y la Universidad lo vuelve adicto a un sistema que le obliga a seguir de manera policial. Estamos volviendo a la cartilla FTD y no al estimulo creativo del estudiante dada la posición policial del profesor que debiera ser un tutor o asesor y no un policía que obligue al estudiante a respetar unos estándares y que explica los bajos índices de rendimiento del estudiante de hoy dependiendo del colegio de origen y ya los viejos oradores, los buenos poetas y los buenos investigadores es algo excepcional.

La educación superior se preocupa menos por crear centros literarios y ahora lo llamamos semilleros como si la cultura fuera un sistema ortodoxo y sometedor. Y simplemente estamos formando una cultura de cartones que alguien llamaba cultura tugurial dados los cartones que mostrar, pero que no resuelven la dinámica del derecho y las nuevas corrientes. La maestría de la vida es una simple experiencia sin mayor valoración y aprecio por cultura y hasta para escribir un articulo se nos dice como hacerlo para que pueda hablarse de un trabajo indexado.

Está bien que democraticemos la cultura, pero que no se pierda el sentido creativo. Debemos coger el ejemplo de tantos juristas y jurisconsultos en este país que sin posgrados de carestía le han dado luz a este país.

Países como los europeos lo pueden hacer para limar la competencia pero en estos países latinoamericanos otra debe ser la carta de ruta si queremos tener hombres libres y de cultura y sean ellos los que socialicen la cultura en el pueblo que tanto lo necesita sin llegar a ese plus que culturalmente se oferta. ¿Para dónde va nuestra cultura y el enriquecimiento de nuestras universidades privadas? Que responda el lector medio.

Más Noticias de esta sección

Publicidad