La U. Nacional, una universidad de izquierda, con Rectoría estrato 10

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Orlando López Lozano

Orlando López Lozano

Columna: Así veo las cosas

e-mail: [email protected]

Es un caso para "Ripley"; mientras la Universidad Nacional de Colombia amenaza con quedar reducida a escombros, su rector se da el súper lujo de disfrutar una rectoría cuyo mobiliario tiene un costo astronómico de unos 58.000.000 de pesos, distribuidos en la siguiente forma: un sofá en cuero con relleno de plumas de ganso, por un valor de $17.455.000. ¿No pudo rellenarse este sofá con plumas de pato para rebajar el precio del sofá? ¿Acaso la piel del rector aludido y la de sus visitantes es tan hipersensible que solo resiste el roce de unas plumas de ganso?.

Siguen en su orden sillones por valor de $6.857.000 c/u, una mesa cuyo costo es de $4.800.000 y una mesa de centro por $3.117.000.

Se comenta que la salida y entrada del Sr Rector a su súper oficina, es un verdadero espectáculo circense, toda vez que tiene que saltar como canguro entre los escombros en que van quedando en la universidad, aulas semi destruidas, estatuas caídas y el abucheo altisonante de un estudiantado que lo "aplaude" por poner en practica "semejante idea", mientras que existe un grupo considerable de profesores que aun les adeudan tres o cuatro meses de sueldo, no obstante, en medio de este desastre financiero y académico, la Sra. Vicerrectora del Alma Mater, declara ufana que a ella y el resto del personal administrativo, sus salarios les llega puntual y completito, es decir, en la Universidad Nacional de Colombia, existen estratos laborales y sociales, donde los profesores, nervios pedagógicos de la universidad, están matriculados en el Sisbén.

Huelga recordar que la Universidad Nacional fue fundada para contribuir con la Educación Superior del pueblo, no para satisfacer vanidades y egocentrismos de funcionarios que piensan dirigirla despedazada, hundidos muellemente en lechos de plumas de ganso.

¿Dónde quedaron los principios democráticos con que fue fundada la Universidad?

¿Qué se hicieron las encomiables proyecciones pedagógicas con que fue fundada la Universidad por el patricio José María Samper? ¿No es lamentable que un centro de estudios superiores que naciera con un total de seis facultades esté, a las alturas del siglo XXI, abocado a desaparecer entre escombros por la insensibilidad pedagógica y administrativa de un grupo de abúlicos administradores? ¿Será que quienes tienen postrada a la Universidad desconocen olímpicamente el gigantesco esfuerzo que hiciera el presidente Alfonso López Pumarejo en su primer gobierno, cuando compró los terrenos en que hoy funciona la polémica Alma Mater para reunir en un solo sitio las diferentes facultades que andaban diseminadas por toda Bogotá? Creo que sí. Ni siquiera su condición de Universidad de izquierda, haciéndole honor al lema "La revolución en marcha" de la administración del Presidente Alfonso López Pumarejo ha servido para reafirmar su naturaleza de Universidad independiente. Ha llegado la hora de que las piedras, las bombas Molotov y las papas explosivas sean remplazadas por inteligentes y revolucionarios planteamientos estudiantiles para rescatar de la desidia administrativa y desorden económico a la otrora gloriosa Universidad Nacional de Colombia, cuna indiscutible de preclaros profesores, científicos notables, académicos ilustres, sensibles poetas y exaltados escritores de talla mundial que han llenado a Colombia de gloria y prez.

En ningún momento estoy invitando a los alumnos de la Nacional a un levantamiento violento de reclamación, solo busco despertar en ellos el genuino y verdadero amor que siempre han profesado a su centro de estudios superiores que es de ellos y de nadie más. Olvidar que el dialogo inteligente, los planteamientos audaces y la exposición de las claras ideas que tienen que ver con el grave problema por el cual atraviesa la universidad, es un error, es una pereza intelectual y espiritual que mas tarde nos cobrara con creces el pueblo colombiano.

Publicidad