Carbón en la bahía

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Tovar Delgado

José Tovar Delgado

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La locomotora minera, puesta en marcha por el presidente Santos, es sin duda alguna la base fundamental del desarrollo económico y social de nuestro país. Pero ¿a qué costo? El departamento del Magdalena y en general toda la costa norte colombiana poseen en sus entrañas enormes riquezas mineras. Pero no podemos olvidar que la naturaleza, la biodiversidad y la belleza de nuestro departamento no deben ser puestas en peligro por cuenta de la explotación minera irresponsable

El accidente ocurrido en Santa marta, donde por causas todavía no muy claras, 500 toneladas de carbón terminaron en el fondo del mar, para desgracia de la bahía más hermosa de América, no puede ser tomado a la ligera.

Ya lo había advertido el gran periodista Juan Gossain a finales del año pasado, cuando criticaba el manejo ambiental que se estaba dando al proceso de explotación y trasporte del carbón y alertaba al gobierno y al ministro del Medio Ambiente sobre el peligro de contaminación de nuestra hermosa bahía.

¿Qué pasará ahora con nuestros pescadores artesanales? La maravillosa vista de la bahía, donde los hábiles pescadores lanzaban sus chinchorros y sacaban del mar los más deliciosos manjares, que disfrutaban los turistas y en general todos los habitantes de la ciudad, e incluso enviaban a diferentes lugares de Colombia. No pueden terminar siendo solo una postal de recuerdo.

Ser una de las ciudades con mayor desarrollo turístico no solo de Colombia sino de todo el Caribe, es una verdadera bendición, por eso debemos proteger con todo el entusiasmo y sin ceder a los caprichos de quienes pretenden acabar con nuestro más valioso tesoro.

Nos preguntamos todos los colombianos: ¿Qué pasa con las autoridades ambientales y de control? Como Samario espero la acción de las autoridades para esclarecer este doloroso suceso, que afecta no solo el momento presente sino el bienestar de las generaciones futuras a las que les debemos garantizar no solo el bienestar económico sino también un medio ambiental sano y deseable para que puedan gozar de las maravillas que la naturaleza nos ofrece.

Hay que tener en cuenta que la región de Santa Marta, no sólo su cabecera es una gran región turística, sino todo su entorno. Así es como tenemos: la inmensa y bella Ciénaga Grande, donde se encuentran varias poblaciones de pescadores y de artesanos hermosas y verdaderamente pintorescas entre la que se encuentran: Las Trojas de Cataca, Nueva Venecia, Tasajera y otras poblaciones igualmente pintorescas, que el gobierno departamental y el nacional deben echarles una mirada y ayudarle a salir del atraso brindándole la ayuda necesaria para que ellos puedan sobre vivir y salir adelante.

Publicidad