Millonarios campeón

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Gustavo Hernández López

Gustavo Hernández López

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Es innegable que la buena campaña realizada por este equipo capitalino durante este torneo, tenía que fructificarse con el título, como en efecto se logró. Se estrenó un técnico que propuso planteamientos ofensivos, le dio confianza a la defensa y produjo verdaderamente una sorpresa en cuanto a su manejo con los jugadores, con los directivos y con la hinchada.

Tenía trayectoria pero no se pensó que fuese tan seriamente profesional y que supiera celebrar los triunfos con tanta sencillez y discreción. Eso demuestra que tiene calidades humanas y que por ende puede constituirse en un futuro no muy lejano en un entrenador colombiano que lo tengan en cuenta no solo en Colombia sino en el exterior.

Millonarios tiene un palmarés único en Colombia, son catorce estrellas que lo acreditan como el equipo que más campeonatos ha ganado en nuestra Patria. Ha tenido figuras como Alfredo Di Stefano que ha sido catalogado como uno de los mejores jugadores del mundo. En ese onceno en que se alineaba a la saeta rubia, estaba el guardavalla argentino Julio Cozzi, quien con sus atajadas inigualables era todo un espectáculo. Un defensa criollo que ha sido de los más destacados en Colombia Francisco Cobo Zuloaga y otro delantero internacionalmente reconocido cual era Adolfo Pedernera.

Fue el equipo de oro de los de camiseta azul y por ello se llegó a considerar como el mejor equipo del mundo; distinción que ningún otro equipo colombiano ha tenido en nuestra historia futbolística. Es la época de el dorado de nuestro futbol.

Conviene hacer ver que por ese club han pasado los mejores jugadores colombianos, verbigracia el Pibe Valderrama, Oscar Córdoba, Willington Ortiz, Arnoldo Iguarán, Marino Klinger, Maravilla Gamboa, Rene Higuita entre otros, quienes han brillado con el cuadro embajador.

Tiene otra característica relacionada con el balompié fuera de nuestras fronteras y es que también en Argentina los millonarios son los Riverplatenses y en España Real Madrid los merengues son denominados en la misma forma es decir otros millonarios. Quizás por eso en España no hay otro club colombiano que se haya presentado en la cancha del estadio Santiago Bernabeu en dos ocasiones una memorable en la cual derrotó al Real Madrid y la última recientemente de no muy grata recordación por la goleada que le propinaron.

Pero de esta nueva generación de los jugadores que sudaron la camiseta para obtener esta última estrella, es menester poner de relieve su mística, su amor por su club, su despliegue físico, sus ganas de hacer bien las cosas, su deseo de ser los campeones que se reflejó en la gramilla. Eso es lo más importante en el campo de futbol y se nota y lógicamente da lugar a resultados positivos.

Inexplicablemente con el venezolano Richard Páez su antiguo técnico, un curtido y experimentado estratega, nada más y nada menos que el autor intelectual y material sin duda del resurgimiento del futbol venezolano, no se pudo cristalizar este triunfo en el torneo rentado.

Empero Paéz logró el título de la Copa Colombia el año pasado. No hubo empatía con los jugadores, la relación con la Junta directiva no era armónica y la hinchada naturalmente exigía hechos reales y performances de campeonato, lo cual no se produjeron.

Incluso es importante mencionar que en la Copa Sudamericana se mostró como un equipo copero, llegando a las semifinales y jugó como visitante con mucha solvencia futbolística y con jerarquía de campeón. Nunca se achicó ni se descompuso en los estadios ajenos y por el contrario se creció en los mismos.

Es justo anotar que sus seguidores, esto es su hinchada ciertamente sienten el equipo, se compenetra con sus jugadores y los acompaña como ningún otro club en Colombia. Van al estadio con fervor, con alegría y con el alma puramente millonaria. Menos mal que en la cancha el conjunto azul últimamente se ha portado a la altura de sus responsabilidades y le ha dado por consiguiente con sus victorias regocijo a sus hinchas azules.

Sin tener una nómina de estrellas consiguió su estrella catorce, ese es otro hecho relevante. Con trabajo, con pasión, con decisión, con metas claras y con cohesión y entendimiento se logran las grandes hazañas aquí y en todas partes del mundo.

Confiemos en que la gloria no los obnubile como suele suceder. Para muestra examinemos lo sucedido con el anterior Campeón Santafé, que a pesar de su indudable garra se quedó con ella pero sin siquiera entrar a las finales, pasó en este campeonato prácticamente desapercibido.

A todos los lectores, a los magdalenenses y samarios, les formulo mis mejores votos para que tengan una navidad de pleno gozo, regalos y bendiciones y que el 2013 sea pletórico en bienestar, tranquilidad, amor y de mucha fortaleza espiritual y familiar.

Más Noticias de esta sección

Publicidad