La Minería

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: tutinoaugusto@yahoo.es

Bajo los ocho años del gobierno Uribe, se marcó un hito para algunos pseudo-uribistas. El antes y el después. Antes todo era inseguridad, el país y sus ciudadanos asustados ante la bravura de la guerrilla. Después de Uribe, la cosa cambió. ¡Sí! y hay que decirlo con franqueza, cambió, especialmente para los inversionistas extranjeros. Los medios de comunicación todos fieles al uribismo, nos vendieron la idea de la "Confianza Inversionista", uno de los tres pilares del gobierno nacional. Vaya todas las gabelas tributarias y la cantidad de exenciones que tienen. La que creció 100 por ciento gracias a la Política de Seguridad Democrática, o en palabras castizas, a la seguridad que brinda la nación para cuidar los intereses de los extranjeros.

Pero la minería y todo tipo de explotación, no le dejan nada al país. Ni empleos, ni mejoras para las ciudades, pueblos y veredas. Por un gramo de oro se trituran un millón de rocas, este es sólo un ejemplo de semejante catástrofe ambiental. Donde se explota el carbón, oro, petróleo, no existe mejoría; salvo daños ambientales de incalculables consecuencias y sobre todo, los impuestos que ellos pagan al Estado colombiano, como expresamos anteriormente, son unas chichiguas, gracias a exoneraciones de todo tipo.

Sendos debates ha llevado a cabo la Comisión Quinta del honorable Senado de la República en cuanto al tema de las minerías y su impacto ambiental. La senadora Nohora García y el representante David Barguil Assis, han sido duros críticos sobre las condiciones favorables de la empresa Cerro Matoso, frente a las pocas cosas positivas que recibe el departamento de Córdoba.

El senador Jorge Robledo, realizó un debate el pasado 30 de octubre respecto a la minería de cielo abierto en los departamentos del Cesar y la Guajira. Expresa el senador Robledo, en cuanto al departamento de la Guajira "es una región desigual en un país desigual". Denunció que para desviar el río Ranchería en 26 kilómetros, algo jamás visto en el mundo, no se están realizando las Consultas Previas, como lo ordena la honorable Corte Constitucional y que están comprando a las comunidades indígenas, ofreciéndoles caballos, vacas, hilos para tejer. También el senador del Polo, se preguntó sobre los miles de trabajadores enfermos cuyas multinacionales como Drummond, no responden por nada, así mismo la tercerización laboral en la que se denigra al empleado con un mísero salario de hambre.

El senador Milton Rodríguez, ha sido un crítico tenaz en contra de la contaminación de nuestra bahía samaria. La ciudad de Santa Marta que tiene una de las entradas más hermosas del país, lo primero que se avista de lejos son esas barcazas llenas de carbón en el mar. ¡Qué tristeza! ¡Qué impotencia! De uno como samario ver esas imágenes tan deplorables. Las consecuencias del manejo irresponsable de algunas multinacionales se verán años después, si el gobierno no le pone coto a esta situación. ¿Hasta Cuándo?