Debate sobre la privatización

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

La privatización es un fenómeno que se abre paso dentro del estado social de derecho, y que se ha ido extendiendo a numerosas áreas de la vida publica, la enseñanza, la vejez, la salud, al igual que sobre el sistema penitenciario, en algunos países de América Latina.

Este proceso privatizador, parece extenderse ya, a órganos judiciales, o particulares ungidos de funciones judiciales.

Existe el caso del movimiento llevado a cabo en los Estados Unidos que se denominaba "Justicia Informal", procurando descargar a los tribunales de múltiples casos de bagatela, y por otro lado, favorecer una mayor participación en la solución de los conflictos de las partes interesadas. La institución entre nosotros, y de la Guajira, del palabrero apunta en ese camino de la solución de conflictos y que pudo desarrollarse para resolver conflictos laborales, de mínima cuantía, problemas de consumidores y conflictos vecinales.

Mayor interés, ha despertado, como lo anota la jurista Elena Larrauri, la existencia posible de cárceles privadas, que en la practica en los Estados Unidos provocó algún recelo, delegando el Estado, la iniciativa privada, los costos de construcción y mantenimiento en un periodo dado.

Lo que se buscaba en el fondo con la privatización de las cárceles era reinstaurar una cárcel fabrica, donde el interno, al igual que en el sistema carcelario cubano, debía producir, una cuota parte para el Estado, otra cuota parte, para la víctima o los sucesores y otra para el Interno en procura de mantener la familia, contrario al establecimiento de cárceles donde le ocio es la regla y el contribuyente debe costear los gastos de mantenimiento, servicios y otras arandelas.

Cada día son mayores los intereses privados y la política del Estado de ir delegando funciones que no puede atender debidamente. En los Estados de Kentuki y Tennessi, existen correccionales manejadas pro empresas privadas y donde pueden pagar sus penas adultos condenados. En el campo de las instituciones intermedias también se observa un interés de privatización, copadas pro la delincuencia juvenil, y los drogadictos, que bien pudieran ponerse en manos de empresas privadas también.

De esta manera se acabaría o se disminuiría la corrupción que observamos cuando se manejan dineros públicos. Podría pensarse en la privatización, para crear asociaciones voluntarias que podrían intervenir en el proceso penológico, ayudando a la reincorporación del preso a la sociedad e igualmente crear "patrullas de Vecinos" en los barrios o comunas, que puedan prevenir o reprimir actividades delictivas, ante la ausencia la insuficiencia o la ineficacia de la fuerza policial del Estado. Vale la pena que nuestras autoridades estatales con la ayuda del poder legislativo, permitan que en el seno de la justicia cada día, se cuente con entes privados que puedan desarrollar esas funciones que hoy en manos del Estado ha sido insuficiente y rayana en la ineficacia.

Más Noticias de esta sección

Publicidad