La doble moral

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Edmundo Jiménez Valest

Edmundo Jiménez Valest

Columna: El Hurón

e-mail: [email protected]

"Absurdo es seguir haciendo lo mismo y pensar que vamos a obtener resultados diferentes" Albert Einstein

¿Que es la democracia? ¿Es la democracia una ficción o una realidad? ¿Es la democracia un concepto económico, cultural o político? ¿Es la democracia acaso un concepto absoluto o relativo?

Se afirma que en los países donde los gobiernos son alternativos, hay democracia. Es lo que acontece en la gran mayoría de los países occidentales y Europeos. Y, contrario censo, los países donde los gobiernos no son alternativos o mejor, ese mismo gobierno se hace elegir de manera indefinida y de esa manera ejerce el poder, no existe ni se practica la democracia.

Pareciera con ello, que solamente, con el proceso de elección de un presidente y su permanencia en el poder, se agota el concepto de democracia. Entonces nos preguntamos ¿que acontece con los demás elementos tantos endógenos como exógenos, que igualmente construyen el concepto de de democracia, como son la equidad, la justicia, la desconcentración de la riqueza, etc?

Allí es donde se ubica el problema. Existe una doble moral. Los países que se hacen llamar G-7, G-8 o G-20, que son todos aquellos que en algún momento de la historia fueron colonialistas e igualmente se apoderaron de todas las riquezas, tanto culturales como económicas de esos pueblos que por carencias de fuerza material no se pudieran defender de la agresión, son los que imponen que tipo de democracia debe practicar esos pueblos; igualmente, son los que determinan el crecimiento de la economía y el modelo económico que deben seguir los países denominado en vía de desarrollo.

Todo ello, par referirme de manera específica a la Hermana República Bolivariana de Venezuela, donde se llevo a cabo unas de las elecciones más importantes de Latinoamérica, en la que fue reelegido el Presidente Hugo Chávez Frías y, que además, fueron vigiladas de manera áspera y sin ninguna contemplación por aquellos países que dicen tener y practican eficientemente una democracia participativa.

La hermana República Bolivariana de Venezuela, a pesar de que algunos, no creo que sean todos los países, pregonan que el actual Presidente, Hugo Chávez, tiene figura y actúa como lo haría un Dictador, dio una lección al mundo de tener una democracia bastante madura, aunado a tener uno de los Sistemas electorales más organizado. Nosotros no lo tenemos. Igualmente se pensaba por muchos países, que en las elecciones que acaban de pasar, iba a existir fraude electoral que favorecería, seguramente, a mantenerse en el cargo al actual y reelecto Presidente, por ello hubo tanta vigilancia internacional sobre ese acontecimiento democrático.

No discutiré, mucho menos me corresponde, sí en Venezuela se práctica o no la democracia participativa, la directa o que clase de ella existe o aquella que quisieran los países que dicen practicar una democracia que seguramente les favorece a sus intereses económicos, países "puritanos" que practican esa doble moral que le ha hecho y le hace tanto daño al mundo, pero es menester consignar en estas líneas, algunos avances muy importantes que ha sucedido en la Hermana República y que igualmente, ha beneficiado a ese universo de hogares que estaban en la miseria, desde que Hugo Chávez ascendió al Poder.

El gobierno de Chávez, desde que tomó el poder, 1999, a la fecha, ha invertido más de US$ 400.000 mil millones de dólares; a hoy ha entregado más de 450.000 mil unidades de viviendas que benefician a igual número de hogares y tienen un área desde 70 a 90 metros . En ese mismo orden ha generado políticas sociales para el adulto mayor, en especial, a todos aquellos que no habían tenido acceso a la salud, alimentación y el gobierno les dio una pensión vitalicia mensual de 2.000 Bolívares fuertes, unos 460 dólares mes. Con eso les mejoró el resto de la poca vida que les queda ante de que la muerte los arrastre, pero morirán seguramente de manera digna ya que habían perdido las esperanzas de que el país le reconociera el estatus universal de persona.

Hugo Chávez con su manera de gobernar, ha llegado a los sectores más deprimidos de Venezuela con su discurso, repartiendo Justicia Social entre la impunidad capitalista, lanzando obras locales, llevando médicos, entregando los famosos tic-kits, de alimentos a bajos costo. Unas 400 familias del sector de Punta Gorda, en el estado de Barina, donde antes vivían en casuchas y ranchos de cartón, hoy lo hacen en apartamentos de 90 metros construidos por el gobierno Socialista de Hugo Chávez. Igualmente, el gobierno de Chávez, en los últimos 13 años de gobierno, ha invertido el 60.7 % del total de sus ingresos en programas sociales, porcentaje que entre 1986 y 1998, llego solamente al 36.2 %. Chávez afirma orgullosamente que la pobreza en su país sólo afecta ahora al 26.7% de los hogares Venezolanos y, que cuando se sentó por primera vez en el palacio de Miraflores, éste índice llegaba al 43.9%. En cuanto a la desigualdad que es medida con el coeficiente de Gini, en el que 0 es la igualdad absoluta y 1 la máxima desigualdad, Venezuela ha llegado a 0,39. Es el país menos desigual de América Latina. La ONU, así lo confirma.

Para la prueba de lo que acontece en Venezuela, entre otros, ha cumplido en gran parte, los objetivos del Milenio, que buscan reducir el número de personas con hambre para 2015.

Más Noticias de esta sección

Publicidad