El Secretario y dos concejales

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

Hace algunas semanas se presentó un rifi rafe entre el Secretario de Gobierno Distrital, Byron Valdivieso y respetados periodistas locales. De toda esta situación me ha llamado poderosamente la atención lo que expresa Valdivieso esto es, su larga carrera de estudios y su vasta experiencia en lo público sin ningún tipo de tacha como respuestas a los cuestionamientos hechos por los medios.

Especializado y con maestrías, nadie duda de las capacidades del respetado nariñense. En un país donde tener todos esos destacados estudios y por ende logros es un honor, un privilegio a los que acceden pocos y no una obligación que debe proveer el Estado en su conjunto, quizás por eso cientos de miles de profesionales emigran a la Argentina, donde un post grado es cien veces más barato que en Colombia.

¿Cuántos amigos tenemos allá en el país de Cristina Kirchner? Les apuesto a mis amables lectores que pregunten en cualquier universidad privada del país, a ver qué cuesta una especialización en cualquier área y sinceramente es supremamente costoso.

Se elitizó hace ya muchos años la Educación Superior y no nos dimos por enterado.

Asimismo se presentó un debate entre dos respetados concejales del Distrito por la ponencia de un proyecto de acuerdo. Uno de ellos, José Mozo (el mismo del arboricidio), alegó en entrevista a periodistas y vaya que lo expresó en varias oportunidades, que tenía una especialización en Finanzas de la Universidad de Cartagena, como si por ser especializado le da el derecho a no cometer errores. ¡Qué tal si hubiera estudiado en la San Marino! El otro concejal, Juan Carlos Palacio, ni corto ni perezoso le respondió que él había hecho sus cursos de primaria en Nueva York.

Es lo que llamamos la feria de las vanidades, nadie quiere perder y todos quieren colgar méritos, estudios, viajes, reconocimientos, ganar indulgencias, sentirse lisonjeados y como no, darse un pantallazo con los medios.

Tener grandes estudios no es muestra de inteligencia ni es un seguro de éxitos. Simón Gaviria, inexplicablemente director del Partido Liberal, estudiado en las mejores universidades de Estados Unidos y aparte de ello 'delfín' político, no lee los proyectos o por lo menos los más importantes. Pero como decía mi abuelo "Lo que Natura no da, Salamanca no lo presta".

Mi ñapa. Ojalá las denuncias del escritor samario Abelardo Enrique Guerra Ebrat, contra los libretistas de 'Chepe Fortuna', tengan eco y el señor reciba justos reconocimientos.

Más Noticias de esta sección

Publicidad