La urgencia de un revolcón gremial

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

El pasado miércoles tuve la oportunidad de participar en un diálogo sobre líneas de financiamiento para la competitividad y TLC, en el cual el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo y los presidentes de Finagro y Banco Agrario lanzaron una nueva línea de crédito para la conversión y modernización productiva del sector agropecuario.

Me llamó mucho la atención, la poca asistencia de los dirigentes gremiales de la producción agropecuaria del país en tan importante evento. De treinta gremios afiliados a la Sociedad de Agricultores de Colombia -SAC- solo pude observar la presencia de tres de sus representantes.

No hay derecho pues, que los 11 millones de campesinos y empresas agrarias sigan aportando parte de sus ingresos para sostener los sueldos de sus directivos y los excesivos gastos administrativos en una gestión que en la mayoría de los gremios, se reduce a la organización de un congreso anual, la implementación de unos programas endebles de asistencia técnica y quejarse todo el tiempo de las políticas públicas.

¿Dónde están la gestión, defensa y fomento de los intereses del sector agrario? La poca participación y aportes que hacen la mayoría de los directivos gremiales a la capacitación y formación profesional de nuestros jóvenes productores y en general, a la defensa de la competitividad del sector agropecuario colombiano, tienen al sector en una lamentable situación de decaimiento.

¿Cómo explicar, que después de invertir miles de millones de pesos en controles fitosanitarios para prevenir todo riesgo para la alimentación humana y animal y garantizar la salud y calidad de los cultivos, no hayamos sido capaces siquiera, de evitar la propagación de enfermedades que tienen por el suelo los rendimientos de cultivos como el café, la palma de aceite, el arroz, algodón, plátano y el cacao en otros? Ni que hablar de los pobres resultados en las estrategias de comercialización. Ahí sí, que estamos peor!

En Colombia hace falta un revolcón urgente en la estructura gremial de la producción agropecuaria. Es hora de fusionar una serie de gremios en una organización profesional agraria del ámbito nacional que integre en su seno todas las ramas de la actividad agraria en sus modalidades agrícola, ganadera, de aprovechamiento forestal, de gestión medioambiental e incluso de las nuevas circunstancias de actividad complementaria en el medio rural, como puede ser el agroturismo.

El sector está exigiendo una organización fuerte que se haga sentir en todas las mesas de negociación con la administración pública y con la industria agroalimentaria en representación de los agricultores, ganaderos y reforestadores.

Entre tanto, sugiero trabajar unidos en la defensa de las explotaciones campesinas y empresas agrarias del país, porque hay congresistas que quieren hacer politiquería con temas tan delicados como la Ley de Tierras y Desarrollo Rural. La dirigencia gremial, los empresarios y campesinos del país, no debemos permitir que estos señores impidan nuestro desarrollo agropecuario y acaben con las alianzas estratégicas que con tanto esfuerzo hemos venido construyendo entre campesinos y empresarios, para hacer mas competitiva esta actividad.

P/D: Agradecemos el apoyo y liderazgo del Senador José David Name y el partido de la U, en la propuesta de exonerar a los productores del campo del pago del IVA del 16% sobre el valor de la comisión que le factura el Fondo Agropecuario de Garantías -FAG- cuando le respalda parte de su crédito ante el intermediario financiero, el IVA del 16% sobre el costo de la póliza de seguro que toman contra riesgos climáticos y fitosanitarios y el 4 x mil (GMF), por la disposición de los recursos provenientes de crédito de fomento en condiciones Finagro.

Publicidad