Recomendaciones de vida para América latina

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

El brasilero Joemir Betong ha presentado la serie de recomendaciones que hacen algunos de los gobernantes chinos para nuestros países, hablándose sin tapujos ni hipocresía: 

1. Establecer la pena de muerte judicial, porque la extrajudicial se da, frente a los crímenes atroces probados. Ninguna sociedad honesta y trabajadora puede convivir con tanta impunidad y miedo. La eliminación de los criminales más peligrosos reduce el gasto público, de seguridad. 

2. Severo castigo penal y disciplinario contra los políticos corruptos. La China da el ejemplo al eliminar aquellos altos funcionarios que se involucran en la corrupción administrativa. Durante las comunidades precolombinas y en la misma colonia española la corrupción era fuertemente perseguida. El respeto a los derechos humanos y al debido proceso no puede ser escudo de impunidad.

3. Quintuplicar la inversión en educación. Un país que quiere crecer debe estar sometido a altos niveles de educación. Se debe cultivar el recurso humano si queremos avanzar. Si no hay competitividad ni eficiencia no podemos competir en el mercado internacional y en el propio mercado interno.

4. Reducción de la carga tributaria y reformas fiscales, en que se incentive el sentido de la empresa. El Estado debe ser aliado de las empresas y no un simple fiscalizador.

5. Establecer una política razonable de salarios. No es posible que un congresista, un general, un magistrado de las Altas Cortes tengan ingresos tan elevados, mientras una masa apenas llega a un salario mínimo. Salarios y pensiones merecen un estudio razonable de aplicación, y no un premio para los audaces.

6. A la desburocratización. Un país debe tener una burocracia razonable y no hacer de ella una política clientelista. El ejemplo chino es la mejor experiencia del mundo: es el mayor exportador de bienes y servicios.

7. Reforzar la inversión pública en infraestructura, educación, cultura y en todos los casos insistir en la cultura del pueblo. Incentivar la cultura para que el pueblo crea en las leyes, en las autoridades y en el gobierno. Y en esto puede jugar papel importante, la escuela, los colegios, las universidades, las iglesias y demás entidades no gubernamentales.

8. Invertir en ciencia y tecnología. Hay que coger el ejemplo de Korea, donde se invierte duramente en ciencia y tecnología y el koreano es el mejor exponente en contratos internacionales del Know How, que produce divisas.

9. Reducción de la edad laboral, y penal a los 16 años. Estos países desaprovechan la edad entre los 16 y los 18 años. Ya esa edad, entre 16 y 18 años, no puede ser tratado como un niño. Hay que aprovechar la productividad laboral de edad y en materia penal darle un tratamiento de cárcel especial. Está sucediendo en la práctica que mucha población a esa edad está preparada para el delito y no extraña ver en las cárceles una población joven entre 18 y 25 años. Estas reflexiones algunas son fuertes, pero como dicen los chinos debemos ir pensando sin hipocresía y eso no quiere decir que se violenten los derechos humanos que tanto emblemizamos.

Más Noticias de esta sección

Publicidad