Carlos Fuentes

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Gustavo Hernández López

Gustavo Hernández López

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Ha muerto repentinamente a los 84 años en Ciudad de México el genio de la literatura latinoamericana Carlos Fuentes. No recibió el premio Nobel de Literatura como su compatriota Octavio Paz, más su obra es prolífica, grandiosa e importante. Fue un escritor político y un político escritor. Cultivó e incursionó en las artes pictóricas, en la música, en el teatro, en el cine, por cuanto era un novelista con una vasta cultura.

Tuvo la fortuna de nacer en un hogar donde desde pequeño se le trató de brindar la mejor educación. Su padre, diplomático de carrera, estuvo en varios países representando a su gobierno y por esa razón, Carlos su hijo nació en Panamá. Acompañó a su progenitor en Washington, Ámsterdam, Roma, Lisboa, Santiago de Chile y Buenos Aires. Esta circunstancia de haber vivido en tantos países Europeos y de América le dio una visión de conjunto y un panorama amplio de conocimiento acerca de esos pueblos y de su cultura.

También al igual que su padre, pasó en forma rauda por la diplomacia al ser el Jefe de la Misión Diplomática de México en París y a pesar de que duró relativamente poco en la Ciudad Luz, guardó para siempre un recuerdo maravilloso de esa capital francesa. La tenía impregnada en su corazón y por ello su deseo era y así sucederá que fuese enterrado en el cementerio de Montparnasse.

Siendo tan mexicano y sintiendo en lo más profundo de su alma a su México quiso en exceso a París y de ahí que en una de sus últimas frases premonitorias en uno de sus últimos reportajes puso de presente de que se estaba acercando al cementerio de sus sueños, cuál era la necrópolis parisiense. Hizo contraste con el cantante Jorge Negret quien dijo en sus mismas canciones que no importaba el sitio de su muerte, pues sus restos deberían quedar en su México lindo.

Era polémico por naturaleza, nunca quería agradar a sus lectores sino por el contrario entrar en pugna con ellos, él decía: "mi propósito es sacarlos de la modorra". En materia política se enfrentó a varios presidentes mexicanos, especialmente a Gustavo Díaz Ordaz por causa de su gobierno represivo. Tuvo tratamiento y comunicación muy cercana y estrecha con todos los Jefes de Estado de México pero no dudaba en atacarlos cuando no estaba de acuerdo con sus directrices políticas, sociales y económicas. Con todo y el aprecio que le profesaba a Luis Echeverría se vino lanza en ristre contra ese mandatario por el simple hecho de nombrar a Díaz Ordaz Embajador en España y de inmediato renunció a la Embajada en Francia.

Estuvo con el PRI, partido que gobernó sin interrupción más de 30 años a México, sin embargo rompió de manera abrupta con esa facción partidista y pasó a ser un opositor de miedo. Al candidato actual del PRI, Peña Nieto lo tildaba como la peor representación de ese partido en toda su historia. Aunque admiraba las democracias de Estados Unidos y Chile, su ideología era social demócrata con tendencias de extrema izquierda, puesto que defendió a Castro y a su revolución.

Su obra más reconocida, "La Muerte de Artemio Cruz" pregonaba la justicia social. Su tesis de la democracia consistía en que el baluarte de la misma debía ser la educación, todos los esfuerzos gubernamentales no podían centrarse sino en el ámbito educativo. La premisa que defendía es que una nación educada, originaba empleo, seguridad y representaba una mejor distribución del ingreso y consecuentemente un mejor nivel de vida.

Admiraba al escritor argentino Julio Cortázar, quien entre otras cosas se hacía amar de todos, porque era un ser generoso, de mente abierta e inteligente. Amigo igualmente de nuestro Nobel García Márquez y este asimismo era un admirador de Cortázar. Con Vargas Llosa su relación era de mutuo afecto.

Consideró a María Callas como su amiga y para él era una mujer excepcional y de un gran sentido del humor. Le fascinaba la ópera y asistió en Europa y a donde podía hacerlo a los melodramas más famosos.

En su vida sus únicos tragos amargos fueron las muertes absurdas de sus hijos quienes murieron de manera trágica. Las malas lenguas comentaron o se sospecha que ambos, hija e hijo, se suicidaron. Con mucha razón aseveraba de que lo peor que le puede pasar a un ser humano es la muerte de un hijo, pero que hay que sobrevivir a la pena por el mismo amor al hijo. Refiriéndose a la mujer en general decía que la existencia de ella significaba vida, presente y futuro.

Lo galardonaron con el premio Príncipe de Asturias y Miguel de Cervantes. El Quijote su libro preferido lo leía todas las Semanas Santas, según su criterio la literatura fantástica se convierte en realidad.

En su sentir imaginar el pasado es novedad y recordar el futuro no es novedad. Pensar en el futuro del pasado y en la verdad del presente. Retoma siempre el tema del pasado. Recuerda lo no dicho por la historia. Insistía mucho en que un pueblo y un hombre sin pasado no tienen futuro.

Acerca del deseo, su apreciación sobre el mismo es que no hay deseo inocente. No hay vida sin deseo y la pasión humana es el deseo. Otras expresiones en las cuales denota su carácter: "Con palabras nos comunicamos y con palabras transformamos. Una sociedad muda es una sociedad de esclavos. El lenguaje debe ser inteligente y creador. La literatura obedece a cada país o a cada pueblo. Todo es susceptible de ser escrito". Prevalece en su pensamiento la búsqueda de la identidad latinoamericana.

Vivió como un gozante, en todo momento magníficamente bien puesto, un verdadero Dandy, disfrutaba con sus amistades y contaba con las mejores relaciones del mundo, muchos Reyes y Jefes de Estado fueron sus amigos.

En su última presentación en Bogotá en el mes de febrero de este año, en el Gimnasio Moderno repitió el deber ser de un Estado moderno. Aquél que tiene como base del desarrollo a la educación. La cultura es evolución y solamente la democracia política respetable es la que posee esos fines. Enfatizó en que toca propender por la salud y la alimentación de los pueblos. Hizo elogios a Cervantes y manifestó su predilección por el vallenato.

En su estadía en la capital de la república cantó al lado de Carlos Vives y dio a conocer una primicia sobre escritos de un libro que estaba escribiendo sobre Carlos Pizarro. Tenía escritas cerca de 400 páginas, con la ayuda e información que le habían suministrado el Presidente Betancur y la familia Pizarro.

Nota: Esta columna se une al rechazo general con motivo del cobarde atentado cometido por las Farc contra el Doctor Fernando Londoño. Mi solidaridad con él y su familia y mi voz de condolencia a los familiares de los escoltas héroes asesinados por la subversión armada. Gracias al milagro del Señor ese gladiador de la palabra seguirá defendiendo el Sistema Democrático, el Estado de Derecho y las Fuerzas Militares.

Más Noticias de esta sección

Publicidad